Archivos de la categoría Lugares históricos

Lugares importantes de Santa Clara relacionados con su historia.

24 de febrero: Tanta historia jamás será mancillada

El 24 de febrero de 1895, una fecha de gloria para los cubanos, fue escogida por Juan Gualberto Gómez para reiniciar la lucha contra el colonialismo español, al ser domingo de carnaval. A partir de entonces ha devenido en momento de recordación patriótica e inspiración para nuevas acciones libertarias.

 

Aunque se siga llamando Grito de Baire, el 24 de febrero de 1895 tuvo su más alta manifestación de cubanía en Bayate y otros lugares. En la foto, al centro, el general Bartolomé Masó, uno de los protagonistas del reinicio de las luchas contra el colonialismo español.

El 24 de febrero de 1899 entró Máximo Gómez a La Habana por la Calzada del Cerro bajo los acordes del Himno Invasor, compuesto por Enrique Loynaz del Castillo y musicalizado por Dositeo Aguilera, y fue recibido por el pueblo habanero con enormes muestras de cariño y admiración. Ese propio día, de 1905, el Generalísimo Gómez inauguró en el Parque Central la hermosa estatua de mármol blanco que recuerda al hombre a cuya genialidad política se debió el inicio de la Guerra del 95, con toda justeza llamada la Revolución de José Martí.

También un 24 de febrero, pero de 1907, los restos mortales del Apóstol de la independencia de Cuba fueron trasladados al cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, y ese día, de 1932, resultó el escogido por Antonio Guiteras Holmes para alzarse contra la dictadura de Gerardo Machado en la finca La Gallinita, Oriente.

El 24 de febrero de 1956 quedó proclamado de manera oficial el Directorio Revolucionario 13 de Marzo, integrado, entre otros, por José Antonio Echeverría, Faure Chomón y Joe Westbrook. Y ese mismo día del segundo mes, pero de 1958, hace ahora 55 años, nació en los picos erguidos de la Sierra Maestra, en Altos de Conrado, la emisora radial Radio Rebelde, voz de la Revolución liderada por Fidel y que tuvo en el Che Guevara a uno de sus principales inspiradores.

Tampoco resultó casualidad que el 24 de febrero de 1976 fuera la fecha seleccionada para proclamar la nueva Constitución de la República de Cuba, aprobada mediante referendo por el 97,7 % de la población con derecho al voto. Carta magna de carácter socialista, en su preámbulo proclama el derecho de los cubanos a la dignidad plena del hombre. La misma dignidad y el decoro por los cuales los mambises volvieron a la manigua aquel domingo de 1895, convocados por Martí y aglutinados en el Partido Revolucionario Cubano, obra maestra de unidad política y revolucionaria.

«Yo evoqué la guerra; mi responsabilidad comienza con ella», le había escrito el Apóstol a su amigo dominicano Federico Enríquez y Carvajal, en lo que se considera su testamento político; y consciente de esa responsabilidad histórica vino a Cuba para caer de cara al sol en Dos Ríos, cuando apenas iniciaba la guerra necesaria y de espíritu breve y generoso, como le llamara.

De lo sucedido aquel 24 de febrero de 1895 resultan conocidos la mayoría de los hechos, y a muy pocos cubanos les son ajenos los nombres de Juan Gualberto Gómez, el hombre de Ibarra; Bartolomé Masó, el general del levantamiento armado en Bayate, y los hermanos Lora, protagonistas del famoso Grito de Baire, nombre que asumió indebidamente para sí el levantamiento. Mucho menos, el del general Guillermón Moncada, el gigante de ébano, valeroso y leal, que enfermo de tuberculosis, pero comprometida su palabra, marchó casi moribundo a los campos de Cuba Libre para fallecer el 5 de abril, apenas a mes y medio del comienzo de la contienda bélica.

No obstante, resulta necesario hacer mención de un hecho hoy prácticamente olvidado. Se trata de la proclama que el mismo 24 de febrero de 1895 diera a conocer el general Bartolomé Masó, en Bayate. Escrita de puño y letra del manzanillero, quien llegaría con posterioridad a presidente de la República de Cuba en Armas, sintetiza su ideario patriótico y el de todos los cubanos:

A los españoles

Tanto como nosotros, tendréis que convenir en la justicia de nuestra causa, mas, no debemos llamaros a que nos ayudéis a defenderla; eso queda a vuestro juicio y a vuestra voluntad.

Sí, debéis saber, que mientras no nos seáis hostiles, os consideraremos y trataremos como a cubanos, respetando igualmente vuestros intereses. Y sabed, por último, que al hablaros así, obedezco tanto a mis naturales sentimientos, como al programa de nuestra Revolución.

Queremos la independencia para todos.

Cuartel General, en Bayate, a 24 de febrero de 1895.

(f) Bartolomé Masó

Hoy es de nuevo 24 de febrero. Buen momento para hacer valer las glorias pasadas y ponerlas a brillar con las actuales. Este domingo de 2013, el Parlamento cubano recién constituido elegirá entre sus 612 diputados al presidente, vicepresidente y secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y también escogerá a los miembros del Consejo de Estado, integrado por 1 presidente, 1 primer vicepresidente, 5 vicepresidentes, 1 secretario y 23 más.

Será un genuino acto de democracia, valedero del ideario de quien dio continuidad al grito de Independencia o Muerte de Carlos Manuel de Céspedes, en Demajagua, el 10 de octubre de 1868. Un homenaje sincero al cubano visionario, autor del Manifiesto de Montecristi, programa de lucha de la Revolución del 95, quien escribiera: «Hoy, (…) séanos lícito invocar, como guía y ayuda de nuestro pueblo, a los magnánimos fundadores, cuya labor renueva el país agradecido, y al honor, que ha de impedir a los cubanos mancillar o herir, de palabra o de obra, a los que mueren por ellos».

Descubriendo a una distinguida dama

Hoy 30 de noviembre la UCLV está de cumpleaños. Seis décadas de historia y resultados científicos, con un alumnado orgulloso de pertenecer a uno de los centros más prestigiosos del país. Esta institución, la más multidisciplinaria de la Educación Superior, aporta un valor especial a y a la región central de .

Cuántos graduados desde entonces, cuántos estudiantes caminaron por sus aulas, cuántos profesores crecieron allí, y, sobre todo, cuántos jóvenes dieron gracias por la confianza, las amistades y el futuro sembrado en una universidad que bien sabe contar su historia y ser digna de ella.

 

LUCHA POR UNA UNIVERSIDAD

Aunque fue creada oficialmente por la Ley 16 del 22 de noviembre de 1948 y existe una foto del entonces presidente de la República, Carlos Prío Socarrás, cuando ponía la primera piedra el 11 de febrero de 1952, la lucha por tener una universidad en el centro de Cuba se remonta muchos años atrás.

Sueño acariciado desde el siglo xix por hombres como el poeta Gabriel de la Concepción Valdés, Plácido, y el patriota santaclareño Eduardo Machado Gómez, que se fortaleció a partir de 1937 con la creación de la Comisión Gestora Pro Universidad en la cual participó lo mejor de la intelectualidad villareña de la época.

La institución inició su primer curso académico el domingo 30 de noviembre de 1952. El lugar escogido para levantar el complejo universitario fue la finca Santa Bárbara, de 14 caballerías, ubicada al noreste de la ciudad de Santa Clara, con excelentes condiciones naturales y relativamente alejada del centro urbano.

Para esa fecha inaugural, solo estaba terminado el edificio de Humanidades-Educación. En el acto solemne usaron de la palabra, entre otros, el rector Pedro Martín Camps y Camps y el Dr. Felipe Calcines, rector de la Universidad de Oriente. En nombre de los profesores habló el destacado pedagogo Dr. Medardo Vitier Guanche.

Refiere la síntesis histórica de la institución, que la matrícula costaba 60.00 pesos anuales. Los primeros 615 alumnos estaban distribuidos por carreras de la forma siguiente: Pedagogía (287), Ciencias Comerciales (146), Idioma Inglés (85), Filosofía y Letras (29), Ingeniería Química Industrial (27), Perito Químico Azucarero (25) e Ingeniería Agronómica (16).

Las actividades académicas en el período de 1952 a 1957 —último curso antes del triunfo de la Revolución— estuvieron marcadas por las contradicciones propias de la república neocolonial y una activa lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

De las aulas universitarias villareñas emergieron líderes sobresalientes como el estudiante de Ciencias Comerciales Ramón Pando Ferrer, quien encabezó la creación, en 1955, del primer Comité Pro-FEU Central, y Agustín Gómez-Lubián Urioste, Chiqui; caídos ambos en el fragor de las acciones contra la dictadura.

También la Universidad acogió la primera comandancia rebelde durante la toma de Santa Clara. Allí el Che Guevara ultimó los detalles para el asedio de la ciudad, y en sus recintos se confeccionó propaganda revolucionaria y se fabricaron los cocteles Molotov.

De sus predios partió el buldócer que levantó la vía férrea y provocó el descarrilamiento del tren blindado que traía refuerzos militares. Además, en el aula no. 1 del edificio de Humanidades funcionó el hospital de campaña donde fueron atendidos los heridos y velados los cuerpos de los rebeldes caídos en combate.

FIDEL Y EL CHE, DOS FIGURAS IMPRESCINDIBLES

La sexagenaria historia de la UCLV no podría contarse sin estos dos líderes, que marcaron pautas con su asidua presencia. La primera visita de Fidel Castro ocurrió el 16 de marzo de 1959 para inaugurar la Biblioteca Central.

Después de una multitudinaria bienvenida frente al edificio de Ciencias, Fidel habló a los estudiantes y profesores en el Auditórium, actual Teatro Universitario. Allí expresó la idea de construir la Ciudad Universitaria Abel Santamaría con un presupuesto de 2 500 000 pesos, un sueño materializado apenas dos años después.

Ya en 1962, el Comandante en Jefe podía decir con legítimo orgullo: «Esa magnífica universidad que hay en Las Villas».

La última visita suya al prestigioso centro ocurrió el 26 de julio de 2004, en ocasión de la sede ganada por Villa Clara por el aniversario 51 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Fidel habló en el Teatro Universitario y dedicó su discurso al entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, a quien calificó de personaje siniestro que amenazaba y calumniaba a Cuba.

También el Che dejó allí una huella indeleble. Emblemático resulta su discurso del 28 de diciembre de 1959, en ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa de la Facultad de Pedagogía, cuando instó a la Universidad Central a pintarse con los colores del pueblo: «Y qué tengo que decirle a la Universidad como artículo primero, como función especial de su vida en esta Cuba nueva, le tengo que decir que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no solo entre los alumnos, sino también entre los profesores; que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo, porque la Universidad no es patrimonio de nadie y pertenece al pueblo de Cuba».

El 2 de febrero de 1962 el Comandante Guevara inauguró el curso escolar 1962-1963. Un destacado profesor, el Dr. Juan Virgilio López Palacio, recuerda que el Che rememoró el momento de su investidura de Doctor Honoris Causa y, como siempre, el impacto en el auditorio resultó extraordinario.

Mostró interés por la Escuela de Agronomía y en la producción de alcoholes derivados de la caña de azúcar en el centralito existente en la Universidad.

Sigue leyendo Descubriendo a una distinguida dama

Constituida Asamblea del Poder Popular en Santa Clara

Reelegido Gustavo Benítez Fumero, como presidente, y electa Maricela Lara Ruiz, como vice-presidenta del Gobierno en la capital de Villa Clara. Marisol Alfonso Montesinos continúa fungiendo como secretaria.

De izquierda a derecha Maricela Lara, Gustavo Benítez y Marisol Alfonso, quienes dirigirán el gobierno de la ciudad por dos años y medio (Fotos: Reinaldo Batard)

Los 167 delegados de Santa Clara reeligieron al ingeniero Gustavo Benítez Fumero para conducir el Gobierno de la capital de Villa Clara por un nuevo mandato de dos años y medio, en acto solemne que tuvo por sede el Teatro La Caridad.

Benítez Fumero, de 51 años de edad, al frente de la Asamblea Municipal del Poder Popular desde 2009, recibió para presidente 142 votos de las 161 boletas válidas; en tanto, para vicepresidente alcanzaba 16.

Mientras la profesora Maricela Lara Ruiz, quien hasta ese momento ocupaba el cargo de secretaria general del Sindicato de la Educación, la Ciencia y el Deporte (SNTECD) en Villa Clara, pasó a ser la nueva vicepresidenta del Gobierno en la Ciudad de Marta y el Che, con 110 votos para esa responsabilidad y 16 para presidenta.

Lara Ruiz sustituye para este XV mandato a Rolando Pérez Trujillo, hasta este domingo vicepresidente del Gobierno en Santa Clara.

Águila Guerrero, presidente de la Comisión Electoral Municipal, en el momento que declara oficialmente constituida la Asamblea Municipal del Poder Popular en la Ciudad de Marta y el Che.

Enrique Águila Guerrero, en su condición de presidente de la Comisión Electoral Municipal cumplió con los procedimientos que exigen la Constitución de la República y la Ley Electoral, Ley 72, y presidió el acto constitutivo de la asamblea hasta la elección de la nueva dirección de gobierno.

Águila Guerrero, comprobada la validez de la elección de los 167 integrantes, de los cuales, 108 son hombres y 59 mujeres, y explicada la composición etaria, clasista y el nivel cultural de la nueva asamblea, con promedio de 48 años de edad, procedió a juramentar a los delegados.

Yordanka Rodríguez Ortiz, de la Circunscripción 108 del Consejo Popular Centro, tuvo a su cargo la lectura del juramento que impone los deberes que asumen los delegados ante la sociedad y las atribuciones inherentes al cargo.

Yaiser Dieter Terry, al frente de la Comisión de Candidatura, presentó la de Gustavo Benítez Fumero y Maricela Lara Ruiz, para presidente y vicepresidente, respectivamente, aprobada por mayoría de 157 delegados, con 5 en contra y 4 abstenciones.

El delegado de mayor edad, José Flores Pérez, El Camarada, de 77 años, en el momento que recibía el sello que lo ratifica como representante popular de la circunscripción 28 del Consejo Popular Vigía-Sandino.

Una vez concluida la votación mediante el voto directo y secreto de los delegados, ambos dirigentes tomaron posesión oficial de sus respectivos cargos y fue ratificada  la compañera Marisol lfonso Montesinos como secretaria de la asamblea.

El presidente reelecto agradeció la confianza en él depositada, así como en la compañera vicepresidenta Maricela Lara, y reconoció el esfuerzo de los delegados salientes, entre los que sobresalió, Elio Eligio Cárdenas González, quien fungiera durante más de 35 años al frente de la circunscripción 82 de La Movida, perteneciente al Consejo Popular Manajanabo.

Las conclusiones de la constitución de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Santa Clara estuvieron a cargo de Juan Carlos Palacio León, primer secretario del Partido en la ciudad capital de Villa Clara.

El solemne momento que puso fin a la primera etapa de las elecciones generales en Cuba estuvo presidido por Julio Ramiro Lima Corzo, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Villa Clara, Modesto Delgado Flores, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial, y Rubén Ramos Rojas, presidente de la Comisión Electoral Provincial.

Presidieron la solemne constitución, de derecha a izquierda: Julio Ramiro Lima Corzo, primer secretario del Partido en Villa Clara; Juan Carlos Palacio León, su homólogo en Santa Clara, y Rubén Ramos Rojas, presidente de la Comisión Electoral Provincial.
Los delegados santaclareños escogieron el emblemático Teatro La Caridad, donado a la ciudad por Marta Abreu, para dejar oficialmente constituida la Asamblea Municipal del Poder Popular.

De manera simultánea fquedaron constituidas este domingo 25 de noviembre las restantes 12 asambleas municipales del Poder Popular en Villa Clara, y de toda Cuba.

Crónica sobre el Che: “El hombre que retrató a Dios”

Esta bella crónica la escribió el colega y amigo José Antonio Fulgueiras durante su estancia en Bolivia. Vale para rememorar al Comandante de América en el día del aniversario 45 de su desaparición física.

Bolivia.— Los vallegrandinos lo llaman el fotógrafo que retrató a Cristo, pero René Cadima asegura que “no más era un comandante de carne y hueso que murió con los ojos abiertos para
seguir mirando y haciendo por los pobres del mundo.”

El Che Guevara ya sin vida, captado por el fotógrafo CadimaPostrado sobre una cama, con la mitad del hombre que antes fue, Cadima muestra el negativo original de la foto que le tiró al comandante Ernesto
Guevara, ya sin vida y con el torso desnudo, en la lavandería del
hospital Señor de Malta, en Valle Grande, el 9 y el 10 de octubre de
1967.

“Hace más de un año y medio me amputaron las dos piernas y entonces uno se vuelve más cortico, pero más hombre”, dice René, quien espera todas las tardes con un gorro de lana y una sonrisa de agradecimiento a
la doctora cubana Danny Teresa Urra, que viene a examinarlo y a curarlo.

René Cadima, el fotógrafo del Che, y la enfermera cubana Danny Teresa UrraYa atravesó la envidiable meta de los 90 años de edad y aún conserva la mente clara, sobre todo cuando evoca aquella tarde agónica en la que
atrapó en el lente de su Yashica 120 la imagen del decoro asesinado.

“Como a las cinco de la tarde lo trajeron amarrado a una pata del helicóptero. Ya en el aeropuerto lo supimos muerto. Yo destapé mi cámara, pero el Servicio de Inteligencia ordenó: “Nadie le saque foto,
porque le vamos a quitar el rollo o la cámara, así es que quieto.”

Pero Cadima era mucho fotógrafo y siguió al cadáver heroico hasta el hospital Señor de Malta en Vallegrande.

“Salí a la carrera, y frente al hospital vi más de 300 personas vallegrandinas que querían conocer quién era el Che. Una monja vino, se arrodilló con las manos juntas, y ha dijo: “Ay, Dios mío, que me
perdone”, y se persignó.

Luego me dijo: “Mire, don René, parece un Cristo.” “No le veo ningún parecido”, le respondí, pero ella siguió persignándose y susurrando: “Es Cristo, es Cristo.”

Un soldado me pidió: “Sáquele ahí una foto”, yo lo miré no más y unas mujeres me dijeron: “Sáquele, aproveche.” Y apreté el gatillo. Llegaron unos oficiales y se enojaron. “¿Quién fue el que sacó esa
foto?. “¡Yo!”, les dije, y antes de que me dijeran traiga su cámara, la
abrí y les dije: “Señor, disculpe, pero el rollo se veló.”

Negativo de la foto del Che tomada por René CadimaTras esa artimaña Cadima siguió su trabajo:

“Se lo llevaron a la lavandería y allá lo echaron. Los oficiales dijeron:

“¿Dónde está ese señor?, ahora que le saque la foto”. La gente seguía llegando para conocerlo. Yo tenía en ese instante dos cámaras, una con rollo de color. Vinieron unos militares y a ellos les saqué una
foto en colores, al lado del comandante guerrillero.”

Cadima se sienta en la cama cubierto de la cintura para abajo con una frazada que lo protege del frío vallegrandino que entró sin permiso por detrás de nosotros al abrir la puerta de su cuarto.

“Cuando llegué al hospital había estado con los ojos cerrados y cuando le saqué la foto de cerquita estaba con sus ojos abiertos. Yo pregunté: “¿Qué pasó?” “¿Está vivo?” Esa es la mejor foto que se le ha
sacado al Che, han dicho que ha dado la vuelta al mundo.

“Alguien a mi lado me dijo que el cadáver abrió los ojos al introducirle formol debajo de los parpados para conservarlo. Pero la monja volvió a acercárseme y me dijo al oído: “¿No ve, señor René, que
es Jesucristo y nos está mirando?”

La noche cayó sobre el silencio cómplice y la lavandería no fue más que un sitio oscuro luego de que al firmamento americano le hubieran apagado su mejor estrella.

“Yo me fui, pero al otro día madrugué y lo hice sacar afuerita con unos soldados que habían estado toda la noche custodiándolo. Esa es la foto donde aparece el Che sobre una camilla. Esas tres fotos no más le
he sacado yo.”

Che en la camilla

Danny, la enfermera cubana, comienza a curarlo de unas escaras en los muñones. “Es diabético y una pierna se le partió, se le enfermó y hubo que amputársela, y después la otra”, resume la especialista en
traumatología y ortopedia.

Él, por su parte, se revela como un otrora zapatero de Cochabamba que se instaló en Vallegrande y se hizo fotógrafo. El negativo en colores se lo prestó a un fotógrafo norteamericano y nunca se lo
devolvió. La cámara la vendió a un colega, “que al poco tiempo la hizo
tiras”. Expresa todo esto mientras pone a contra luz el acetato donde
el Che expone el poderoso pecho de fusil y palabra, al decir de Nicolás
Guillén, el poeta.

Su hija Blanca se acerca a la cama y confiesa:

“Aquel día me escapé del colegio con una compañera. Había mucha gente parada en la puerta del hospital y nosotros estabámos delante, agarradas de la reja. Entonces cuando abrieron el portón caímos de
espalda y la multitud nos pasó por encima. Nos pisaban por las piernas,
por la cara, por todos lados nos pisaban; pero gracias a Dios dos
señores lograron detener a la multitud porque íbamos a morir si toda
esa gente pasaba sobre nosotras.

“Dimos la vuelta y un militar me hizo entrar. El Che era un hombre muy bello, hasta muerto se veía tan bonito. Bien simpático era él. No lo creerá, pero esa noche soñé que yo estaba ayudándolo a escapar.”

Los años también han atacado a Cadima por los oídos, pero no por la convicción de sus palabras:

“Yo califico al Che como un hombre inteligente y valiente que hasta la muerte ha llegado por sus ideales, un hombre correcto. Puede seguir viviendo para la historia. Se pierde físicamente, pero su recuerdo está
latiente y sigue perdurando por la eternidad de los siglos.

“En un principio aquí venían muchos extranjeros y conversaban conmigo, y de paso me estaban regalando unos cien pesitos o algo así.” “Ah, muchas gracias señor”, les decía. “Ahora ya no vienen y no tengo
ese carcheo.”

“Pero los médicos cubanos desde que están aquí en Vallegrande no han dejado de venir a verme. Yo le doy gracias a don Fidel que nos los ha manda’o para que nos puedan curar sin cobrar a los que necesitamos.

Cuando vienen le estoy dando gracias a ese señor Castro que se acordó de mandarnos estos médicos a Bolivia.”

René Cadima no puede acompañarnos hasta la puerta para despedirnos. Se endereza en su cama y semeja a un busto sobre el colchón. Entonces dice esto que tal vez lo guardó para la despedida:

“No sé si fue la monja la que lo regó por el pueblo, pero cuando yo caminaba por las calles de Vallegrande oía que mucha gente decía a mis espaldas: “Mira, ahí va el hombre que retrató a Dios.”

(Fuente: Periódico Vanguardia)

Cardiocentro Ernesto Guevara, de Santa Clara, entre los mejores de Latinoamérica

 

 

El cardiocentro Ernesto Guevara, ubicado en la ciudad de Santa Clara, logra una supervivencia de 94,7 por ciento en las intervenciones quirúrgicas, comparable con los niveles internacionales.

Prestigio profesional y una buena atención caracterizan al centro sanitario que atiende a la población de las provincias de Camagüey, Sancti Spíritus, Cienfuegos, Ciego de Avila y Villa Clara.

Raúl Dueñas, director de la institución, explicó que no obstante la distribución territorial, otros pacientes del resto del país eligen este servicio.

Agregó que el cardiocentro ha mantenido un promedio de intervenciones, en el último decenio, superior al resto de sus similares en el país, en relación con la población que atiende.

Rememoró que la instalación asistencial, fundado hace 26 años, nació como un área del hospital clínico quirúrgico Celestino Hernández, y en 1998 pasó a unidad presupuestada, y fue entonces que se aprobó el nombre de Ernesto Guevara, a petición de los trabajadores.

Significó que el vínculo del médico argentino-cubano con esta ciudad imprimió fuerza a la nominación, convertida desde entonces en acicate para el colectivo que hoy, como en todo el país, recuerda el asesinato del guerrillero, el ocho de octubre de 1967 en Bolivia.

Juan Molina, de 47 años, custodio del hogar de ancianos de Palmira, provincia de Cienfuegos, padecía de una estenosis (estrechez) aórtica severa y fue intervenido en el ” Ernesto Guevara “, donde se recupera satisfactoriamente.

De la calidad del servicio, Molina destacó la excelencia en la atención médica, la higiene y el buen trato recibido de todos los trabajadores.

Tomado de Cubadebate (Con información de AIN)

 

Realizan mantenimiento en mausoleo de José Martí en Santa Ifigenia

Las tonalidades naturales de las piedras de Jaimanitas, que conforman el Mausoleo del Héroe Nacional Cubano, José Martí, en el Cementerio Santa Ifigenia, serán recuperadas mediante la limpieza y mantenimiento especiales que, en toda su estructura, acomete la Empresa Provincial de Restauración y Conservación.

Al decir del ingeniero Armando Carrión Alonso, jefe del departamento técnico de la empresa, se utilizan desincrustantes, hipoclorito, productos neutralizantes del efecto de los ácidos, y abundante agua a baja presión, para evitar daños en los bloques pétreos.

Concluidos ya en los 14 monolitos que franquean la entrada y la parte frontal del mausoleo, acomete los trabajos una brigada integrada por seis especialistas de la empresa, apoyados por personal de servicios comunales y de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba.

La total terminación, y apertura a los cientos de visitantes cubanos y extranjeros, será antes del 26 de julio, con la reanudación de la guardia de honor en homenaje a Martí.

José Martí, dijo Fidel en su alegato La historia me absolverá, fue el autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, ocurrido hace 59 años.

De Eduardo Palomares, tomado de Cubasí

Recibió Vanguardia, Llave de la Ciudad de Santa Clara

Este domingo 15 de julio, aniversario 323 de la fundación de Santa Clara, el periódico Vanguardia recibió la distinción cultural Llave de la Ciudad que otorga el gobierno a personalidades y entidades destacadas en el territorio.

En asamblea solemne realizada en el teatro La Caridad, obra insigne donada a nuestra ciudad por su Benefactora Marta Abreu de Estévez, el presidente del gobierno municipal Gustavo Benítez Fumero entregó a Arturo Chang León, director de Vanguardia, la Llave de la Ciudad en reconocimiento al medio siglo de la fundación de dicho órgano de prensa.

Fundado el 9 de agosto de 1962, Vanguardia lleva 50 años de divulgación de la realidad del centro de Cuba; primero, para toda la provincia de Las Villas y desde la última división político-administrativa, en 1976, para Villa Clara.

En la resolución leída por Marisol Alfonso Montesinos, secretaria del Poder Popular en Santa Clara, quedó resaltado el mérito de la publicación y su contribución a mantener informado al pueblo santaclareño de la realidad circundante.

Hijos de Vanguardia, son también Melaito, el suplemento humorístico más dulce de Cuba, fundado el 20 de diciembre de 1969, previo a la zafra de los Diez Millones, de ahí el nombre que asumió desde un inicio; El Santaclareño, mensuario de 16 años de constituido, destinado a reflejar la realidad de la capital provincial, y Manantiales, la publicación para el llamado Plan Turquino-Bamburanao.

Símbolo cultural Llave de la Ciudad entregado al colectivo de Vanguardia.

Junto a la reconocida publicación villclareña recibió la Llave de la Ciudad el general de brigada (r) Armando Choy, quien tuvo una activa participación en las luchas estudiantiles y revolucionarias en Santa Clara durante la dictadura de Fulgencio Batista, en la década de los 50 del pasado siglo.

También como parte de los festejos por el cumpleaños de la Gloriosa Santa Clara, fundada por un grupo de familias remedianas el 15 de julio de 1689, fue sembrado en la loma del Capiro el tamarindo 323.

Siembra del tamarindo 323 en la loma del Capiro.

En esta ocasión correspondió su siembra al director de Vanguardia, Arturo Chang León, y a Jorgelina Pestana Mederos, presidenta del Poder Popular en Villa Clara.

Coincidente con el Día de los Niños, la fiesta de la Ciudad de Marta y del Che por su aniversario 323 contempló un grupo de actividades para los más pequeños de casa y una venta de libros en el parque Vidal; entre otras opciones culturales y recreativas.

Para los infantes de Santa Clara actuaron, junto a otros artistas, Javier y Raquel y su Magic Show, un proyecto que acumulará este jueves su actividad comunitaria número cien, la que será realizada para los niños y niñas ingresados en el hospital infantil José Luis Miranda de esta ciudad.

Homenaje del pueblo de Santa Clara a su Benefactora por el aniversario 323.
Parte del colectivo de Vanguardia presente en la sesión solemne del teatro La Caridad.
Fiesta de los libros en el parque Vidal como parte del Día de los Niños.
Santa Clara vistió hermosas galas en el aniversario 323 de su fundación.

Fotos tomadas por el centenario del edificio del Gobierno Provincial

Del trabajo publicado por el centenario de la inauguración del Palacio Provincial de la antigua provincia de Las Villas, entonces provincia de Santa Clara, ocurrido el 1ro de junio de 1912, quedaron algunas fotos y documentos que ahora pongo a disposición de los lectores del blog.

Así, además, satisfago la solicitud de mi colega Amparo Ballester, la incansable autora del blog Verbiclara, que me pidió la foto de placa de mármol gris que existe a la entrada de la edificación, convertida en Biblioteca Provincial Martí, que indica los años que estuvo de construcción el edificio.

Incluyo, además, una foto del busto de bronce de José Martí; fragmentos del diario La Publicidad, con sueltos relacionados con el Palacio de Gobierno, y la invitación que recibiera Manuel García Mesa para asistir al baile inaugural, efectuado, según consta, la noche del 24 de agosto de 1912.

Este último documento, en excelente estado de conservación en el Fondo Garófalo, del Archivo Histórico Provincial de Villa Clara.

Placa de mármol gris en la entrada izquierda del edificio. Fotos: Narciso Fernández)
En la entrada de la actual Biblioteca Martí.
Sala Martí, foto tomada del libro que recoge la obra de gobierno de Juan Antonio Vázquez Bello (1927-1931)
Noticia del diario La Publicidad haciendo mención al baile inaugural del edificio del Gobierno Provincial.
Invitación a Manuel García Mesa para el baile inaugural. Se conserva en el Fondo Garófalo del Archivo Histórico Provincial de Villa Clara.

Centenario de un Palacio convertido en Biblioteca

Hoy, 1ro de junio, se conmemoran cien años de la inauguración del Palacio Provincial en la antigua Provincia de Santa Clara,  nombre oficial de Las Villas hasta 1940. Situado frente al Parque Vidal, resulta una de las edificaciones emblemáticas de la capital de Villa Clara. Después de 1959 pasó, integramente, a ser Biblioteca Provincial Martí, ya que desde 1925 se disponía de un pequeño espacio como biblioteca.

El siguiente trabajo, aparecerá publicado mañana con este mismo título en la página cultural del periódico Vanguardia

Hace exactamente un siglo, el 1ro de junio de 1912, finalizó la construcción de una de las edificaciones emblemáticas de la ciudad de Santa Clara.

Ese sábado, cien años atrás, quedó inaugurada la sede del Gobierno Provincial, actual Biblioteca Provincial Martí, tras varios años de labores constructivas para levantar el imponente edificio.

Fue casi una década de trabajo para dejar a punto el también llamado Palacio Provincial. La fabricación comenzó en 1904 siendo gobernador el general espirituano José Miguel Gómez y finalizó ocho años más tarde. Una placa de mármol gris ubicada en una de las entradas de la edificación así lo atestigua.

Según refiere el diario La Publicidad, cuyos periódicos se conservan en la Sala de Fondos Raros y Valiosos de la propia Biblioteca Martí, la monumental construcción tuvo varias dilaciones por falta de presupuesto.  Del periódico del miércoles 7 de marzo de 1906, extraemos esta noticia titulada La Casa Provincial: “ Ayer se informó al departamento de Obras Públicas del Consejo, del acuerdo tomado por la Cámara Provincial, respecto del crédito de 60 mil pesos dotados para la creación del nuevo edificio del Parque Vidal (…)”

En 1911, la obra recibió un último impulso monetario y pudo ser inaugurada aquel 1ro de junio de 1912, en momentos en que el clima político de la Isla se veía enrarecido por el Movimiento de los Independientes de Color.

Del libro Las Villas, Álbum Resumen Ilustrado, editado en 1941, extraemos la siguiente descripción del edificio: “Entre las muchas obras públicas realizadas por la Administración Provincial, merecen especial mención, por su importancia, el Palacio Provincial, edificio de dos plantas, con una torre de cuatro, todo de concreto y ladrillo y de especial mano de obra, con un costo de un cuarto de millón de pesos. En él, está instalada la biblioteca pública “Martí”, todas las oficinas que dependen del Gobierno, la Cámara Provincial,  que ocupa un amplio salón pavimentado con amplias capas de mármol gris y blanco (…)”

Foto históroca que recoge el momento en que se construía el edificio. (Cortesía del Archivo Histórico Provincial de Villa Clara)

Las pesquisas investigativas por el centenario, realizadas en el Archivo Histórico Provincial de Villa Clara, nos permitieron encontrar un documento de un alto valor probatorio de los sucesos que giraron alrededor de la apertura del Palacio de Gobierno.

Se trata de la invitación que recibiera Manuel García Mesa para asistir al baile inaugural que diera el entonces Gobernador Provincial, Licenciado Manuel Villalón Verdaguer, el 24 de agosto de 1912. La elegante tarjeta dice textual:

“Santa Clara, agosto 15 de 1912

Señor Manuel García Mesa, Ciudad.

Señor:

Tenemos el honor de invitar a Ud. y a su distinguida familia para el baile de etiqueta que tendrá lugar el Sábado 24 del corriente en los salones del “Palacio Provincial”, con motivo de la inauguración del mismo.

De Ud. atentamente, Manuel Villalón y Verdaguer

Gobernador Provincial”

Casi de inmediato a la apertura de la sede del Gobierno, en el ala izquierda del primer piso comenzó a sesionar una pequeña biblioteca, génesis de la actual.

En un Boletín Especial elaborado en el 2011 se expresa: “En la planta baja del Palacio de Gobierno comienza a funcionar una biblioteca y en la sesión extraordinaria del 10 de febrero de 1925, el Consejo Provincial resuelve declararla de uso público, denominándola Biblioteca “Martí” e inaugurándola el 24 del propio mes. El 1ro de marzo comenzó a funcionar.”

Más adelante, la biblioteca ganaría mayor espacio al retirarse de uno de los salones la Junta Electoral Provincial. El 30 de diciembre del propio 1925 ocupó también la parte posterior y en el nuevo local fue inaugurado un busto en bronce de José Martí, que aún se conserva.

De otro valioso libro existente en el Archivo Histórico Provincial, que recoge la gestión gubernamental de Juan Antonio Vázquez Bello (24 de febrero de 1927-30 junio de 1931) aparece la designación de su primer director, así como la mención de la persona que tuvo la noble iniciativa de crear la biblioteca.

“Uno de los buenos aciertos (…) ha sido la creación de la biblioteca Martí, debida a iniciativa del Dr. Alfredo Barrero Velazco, cuando ocupaba la Presidencia del Consejo Provincial. Bien instalada, desde la época de mi antecesor en el ala izquierda del Palacio Provincial,  venía funcionando bajo el cuidado de empleados de la secretaría del consejo hasta que se creó el cargo de bibliotecario en el presupuesto del año fiscal de 1927-1928, que cubrí con el señor Manuel García Garófalo, (…) un escritor con medio siglo de labor en el periodismo político, de vastos conocimientos políticos-literarios y bibliógrafo entusiasta (…)

Hoy, cuando llega la edificación a su primer siglo de vida no puede contarse la historia de la capital de Villa Clara sin hablar de la majestuosa obra. La batalla del Che por liberar a la ciudad, la tuvo entre sus escenarios; desde uno de sus balcones aconteció la primera alocución pública de Fidel acá en Santa Clara, el 6 de enero de 1959, y la Sala Caturla –otrora salón de sesiones del Consejo Provincial- acogió entre el 14 y el 17 de octubre de 1997, los restos del Che y de varios de sus compañeros caídos en Bolivia.

En estos momentos, la hermosa edificación está sometida a un proceso de reparación y sus trabajadores, envueltos en una jornada de celebraciones por el centenario.

Así, de Palacio de Gobierno pasó a Biblioteca, en un simbolismo que nos hace recordar una frase del escritor argentino Jorge Luis Borges, quien afirmó lo siguiente: “Siempre imaginé el paraíso como una especie de biblioteca”

 

 

Celebrado en Santa Clara Día del Miliciano

En el Mausoleo Frente de Las Villas fue celebrado, este 17 de abril, el Día del Miliciano y la Victoria de Playa Girón, cuando se cumple el aniversario 51 de la primera gran derrota del Imperialismo yanqui en América Latina.

Durante el acto, en que participaron veteranos milicianos santaclareños que pelearon en las arenas de Playa Girón, fue depositada una ofrenda floral ante la llama eterna que perpetúa a todos los combatientes ya fallecidos del Frente de Las Villas que lideró el comandante Ernesto Che Guevara.

El teniente coronel Carlos Rafael García, Jefe Sector Militar Santa Clara, asciende a uno de los milicianos (Fotos: Manuel de Feria)

La solemne ocasión sirvió para ascender al grado inmediato superior a un grupo de milicianos y reconocer a participantes en el primer y segundo curso cursos de las Milicias de Tropas Territoriales en Santa Clara, quienes demostraron disciplina y capacidad en el cumplimiento de la tarea encomendada.

A nombre de los ascendidos usó de la palabra el capitán de las MTT Augusto Quesada Jova. Mientras, la lectura del juramento militar de los combatientes del Batallón 594 de designación territorial la hizo el teniente Iranchit González Castaño, jefe de pelotón.

Las palabras centrales de recordación por el Día del Miliciano y  la Victoria de Playa Girón fuero pronunciadas por el miembro del Buró Municipal del Partido en Santa Clara, Víctor Mendoza Palencia, quien recordó los sucesos de hace medio siglo cuando en apenas 72 horas resultó derrotada la invasión mercenaria de Girón auspiciada por el Gobierno de los Estados Unidos y felicitó además a todos los presentes a nombre del Partido y del pueblo de Cuba. Sigue leyendo Celebrado en Santa Clara Día del Miliciano