Archivos de la categoría Santaclareños ilustres

Hombres y mujeres que le han dado lustre a la ciudad de Santa Clara. Nacidos y adoptivos.

PREMIO 26 DE JULIO EN PRENSA ESCRITA: NARCISO FERNÁNDEZ RAMÍREZ, DE VANGUARDIA

 

8 julio, 2014 por verbiclara

Narciso

Nos regocijamos en el periódicoVanguardia, de Villa Clara, porque nuestro colega Narciso Fernández Ramírez obtuvo el Premio 26 de Julio en prensa escrita con el artículo«Agustín Anido Artiles, la cultura como un deber». ¡Muchas felicidades!

De nuestra provincia, además: Abel Falcón Curí fue galardonado por dos trabajos radiales, el reportaje En busca de la maldita culpa y en información con Fuga de alcohol en los hospitales de Santa Clara. El lauro en crónica recayó en Minoska Cadalso Navarro, corresponsal de Radio Rebelde, conEl reparador de corazones rotos, dedicado al cirujano cardiovascular Álvaro Lagomasino. De los reconocimientos que entrega la Editorial de la Mujer, Dalia Reyes Perera obtuvo premio con el reportaje San Vicente de Paúl, donde se canta a la esperanza. Mientras, Freddy Espinosa Martínez, de Radio Caibarién, ganó mención con Los 91 años de Esther Borja.  Las menciones recayeron en Miguel Ángel Montero Rivero, con el reportaje Adela, bien vale un corrido, sobre el primer transexual de Cuba delegado al Poder Popular. Bertha Pulido Francia consiguió mención en información con Cinco libras de piedras en una vejiga. (Tomado deVanguardia)

La noticia en detalles en Cubaperiodistas:

Dan a conocer los premios y menciones del Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio 2014

Los premios y menciones del Jurado del Concurso 26 de Julio-2014 en las categorías de Prensa Escrita, Radio, Televisión, Fotografía y Periodismo Digital, así como el Premio Especial de la Mujer, fueron dados a conocer en conferencia de prensa en la tarde del viernes en la Casa de la Prensa.

El Jurado, que estuvo presidido por Ismary Barcia e integrado por otros 23 profesionales,  analizó en el curso de esta semana 831 trabajos que se presentaron al certamen. Por su participación se destacaron los medios de prensa de Cienfuegos, Pinar del Río, Ciego de Ávila y Granma. Entre los medios nacionales, el diario Granma.

La presidenta del Jurado destacó en la información a la prensa dos aspectos: 1) el abordaje de temas candentes de la realidad cubana en los diferentes soportes, y 2) la afluencia mayoritaria de jóvenes profesionales en el concurso, muchos de los cuales recibieron premios y menciones.

A continuación los premios y menciones otorgados en cada categoría:

PRENSA ESCRITA

El jurado de prensa escrita, presidido por Magali García Moré, e integrado por María Grant González, Zenaida Ferrer Martínez, Alberto Rodríguez Fernández, Reynaldo Cedeño Pineda, Víctor Joaquín Ortega Izquierdo, Juana Carrasco Martin, José Alejandro Rodríguez Martínez y Elson Concepción Pérez, luego de analizar los trabajos en concurso en seis géneros periodísticos, y colegiar las propuestas de premios y menciones, consideró otorgar:

INFORMACIÓN

Premio:  «César Valdés: Se retira uno de los buenos», de Michel Contreras González, de Cubadebate

Menciones:  «¿Se acaba la piedra en Nieves Morejón?», de Carmen Bernarda Rodríguez Pentón, del periódico Escambray, Sancti Spiritus.

«Construyen una casa que desafía la gravedad en Las Tunas», de José Armando Fernández Salazar, de la AIN, Las Tunas

COMENTARIO

Premio: «Distinguir también discrimina», de Mayra García Cardentey, del periódico Guerrillero, Pinar del Río

Menciones: «Dos guaperías bien diferentes», de Carlos Enrique Morales Valido, de la agencia Prensa Latina.

“La cuenta y el salario”, de Yolanda Molina Pérez, del periódico Guerrillero, Pinar del Río.

REPORTAJE

Premio:  «Arrugas de más», de Yudith Madrazo Sosa y Alexis Pire Rojas, del periódico Cinco de Septiembre, Cienfuegos.

Menciones:  «Enseñanza de la Historia: Clío al desnudo», de Yohana Amelia Lezcano y Emilio L. Herrera Villa, de la revista Bohemia.

                        «Consumo de alcohol: Cubanos entre líneas», de Yohana Lezcano y Vladia Zulia Rubio Jiménez, de la revista Bohemia.

ARTÍCULO

Premio: «Agustín Anido Artiles: La cultura como un deber», de Narciso Armando Fernández Ramírez, del periódico Vanguardia, Villa Clara

CRÓNICA

Premio:  «El cartero nunca llama dos veces», de Mayra García Cardentey, corresponsal del periódico Juventud Rebelde.

Menciones: «Barbera»,  de Félix Témerez Martínez, del periódico Guerrillero, Pinar del Río

«Derrame de verdad», de Katia Siberia García, periódico Invasor, Ciego de Ávila

ENTREVISTA

Premio: «La película de Gerardo»,  de Katia Siberia García, del periódico Invasor, Ciego de Ávila

Menciones: «César Valdés: “He sido honesto para con el arbitraje”», de Michel Contreras González, de Cubadebate

«Nunca he sido un simulador», de Enrique Santiago Ojito Linares y Arelys García Acosta, del Periódico Escambray, de Sancti Spíritus.

«Beatriz Maggi o la fecunda levitación», de Mario Cremata Ferrán, de la revista Opus Habana.

TELEVISIÓN

El jurado de televisión, presidido por Irma Cáceres, e integrado también por Freddy Moros y Abdiel Bermúdez, luego de analizar 141 trabajos periodísticos en siete categorías, decidió otorgar los siguientes premios y menciones:

INFORMACIÓN

Premio: «Expo Aquí no vive nadie», de la periodista Mayara Hernández Infante, de TV Yumurí, Matanzas.

Menciones:  «Cangrejos rojos en Ciénaga de Zapata», de la periodista Eliane Táboas Merino, de TV Yumurí, Matanzas.

                      «Despedida de la plataforma», de la periodista Yairis Hernández Rodríguez, de TV Yumurí, Matanzas.

COMENTARIO

Premio: «CSI y la subversión», del periodista Yosvany Albelo Sandarán, de TV Yumurí, Matanzas.

Menciones: «Una isla no tan joven», del periodista Noel Otaño, de Islavisión, Isla de la Juventud.

“¿Derechos y deberes?”, del periodista Henry Godínez Rodríguez, de Televisión Avileña, de Ciego de Ávila.

REPORTAJE

Premio: «Cuba Dice: Leyes migratorias», de los periodistas Talía González y Boris Fuentes, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Menciones: «La volanta y la energía renovable», de la periodista Madelaine Alarcón, de Audiovisuales Niquero, Granma.

«Dueños de precios», de la periodista Damarys Leyva Feijoó, de Perlavisión, Cienfuegos.

ENTREVISTA

Premio: «Jesús, la suerte, la vida», de la periodista Marel González Escobar, de Tele Cristal, Holguín.

Menciones: «Palabras de un amigo», del periodista Ángel Bermúdez, de Perlavisión, Cienfuegos.

«Asiento reservado: Roberto Chile», de las periodistas Yamila Nápoles y Cristina Escobar, del canal Educativo 2.

CRÓNICA

Premio: «Punta Alegre, entre el silencio y el mar», de la periodista Saili Sosa Barceló, de Televisión Avileña, Ciego de Ávila.

Menciones: «Oficio de bailarina»,  del periodista Yosley Carrero, Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

«El último samurái», del periodista Noel Otaño, de Islavisión, Isla de la Juventud.

DOCUMENTAL

Premio: «182 Km»,  del periodista Anolvis Cuscó Tarradel,  de Tele Turquino, Santiago de Cuba.

Mención: «Otra historia que contar», del periodista Juan Gabriel Gordín y los estudiantes de periodismo Arianna Guerrero y Vangil Saínz, de Tele Cristal, Holguín.

Mención especial: «Justicia en Londres», del realizador Roberto Chile, de La Habana

PROGRAMA INFORMATIVO

Premio: (Desierto)

Menciones: «Noticiero: En Directo»,  de la realizadora Yainet Borrero Muñoz, de Telemayabeque, Mayabeque.

«Noticiero: Todo Noticias», de la periodista Inés Castro Machado, de Audiovisuales Niquero, Granma.

RADIO

El Jurado de Radio, presidido por  Ana Teresa Badía Valdés, e integrado por Alina Cabrera Domínguez y Alexander Jiménez Díaz, evaluó los materiales y se decidió otorgar los siguientes premios y menciones:

INFORMACIÓN

Premio: “Caso: Fuga de alcohol”, Abel Falcón Curí.  CMHW. Villa Clara.

Mención: “Cinco libras de piedras en una vejiga”, de Berta Pulido Francia. CMHW. Villa Clara.

ENTREVISTA

Premio: “Cuba en el corazón de un Maná”, Giselle Escalante Martínez.  Radio 26. Matanzas.

Menciones:  “Valentía de mujer”, de Giselle Ávila, de Radio Artemisa.

“Esclava en su propio hogar”, de Yaumara Hernández Fernández, de Radio Chambas, en Ciego de Ávila.

REPORTAJE

Premio: “En busca de la maldita culpa” (Serie)Abel Falcón Curí.  CMHW. Villa Clara.

Mención: “Adela bien vale un corrido”, de Miguel Ángel Montero Rivero, de CMHW, de Villa Clara.

COMENTARIO

Premio:  “Lecciones que se aprenden”, Carlos Luis Molina Labrador. Radio Mayabeque.

Mención:   “Un dolor de cabeza llamado Ortografía”, de Alberto Ajón, de Radio Reloj.

CRÓNICA

Premio: “El reparador de corazones rotos”,  Minoska Cadalso Navarro, de Radio Rebelde.

Mención:   “Fotos de familia”, de Carlos Luis Molina Labrador. Radio Mayabeque.

DOCUMENTAL Y PROGRAMAS INFORMATIVOS

Premio de Documental: “Cuando la justicia se llame libertad”, Andy Duardo Martín. Radio Mayabeque

Premio de programas informativos: DESIERTO

FOTOGRAFÍA

El jurado de fotografía integrado por Alberto Borrego, Gilberto Rabassa y Marcelino Vázquez, confirieron los siguientes premios y menciones:

FOTO INFORMATIVA

Premio: Yaimí Ravelo, del periódico Granma por su trabajo Marcha, de gran valor estético, fuerza e información.

FOTORREPORTAJE

Premio: Agustín Borrego Torres, del periódico Trabajadores, por “El primer día de clases”, excelente reportaje gráfico.

ENTREVISTA

Premio: René Pérez Massola, del periódico Trabajadores por su obra Luis Carbonell, maestro infinito, de altos valores estéticos e impacto visual.

Mención especial:  Juan Pablo Carreras, de la corresponsalía de la AIN en Holguín, por  la obra Vladimir Malakhov, de gran belleza expresiva y modernidad.

El jurado otorgó el Premio de Fotografía Fernando Chenard Piña al colectivo de fotorreporteros del periódico Trabajadores por la calidad. Participación y cantidad de obras presentadas, todas de elevado nivel profesional, alto contenido informativo y uso adecuado del encuadre y la utilización de la luz.

PERIODISMO DIGITAL

El Jurado de Periodismo digital, integrado por Fidel Alejandro Rodríguez, Javier Sanzo e Iroel Sánchez, evaluó 56 trabajos presentados, y decidió otorgar:

Premio: “15 años de injusticia”, del equipo de Juventud Rebelde, integrado por Isairis Sosa, Yuliet Gutierrez, Liliana Molina, Pedro Govea y Liosdany Muñoz, una compilación sobre el caso de los Cinco.

PREMIO ESPECIAL DE LA MUJER

El Jurado, integrado por Iraida Campo, Sara Más y Gladys Egües, otorgó los siguientes premios y menciones:

PRENSA ESCRITA

Premio: “Lo que necesita ella”, de Daicar Saladrigas González, del periódico Adelante, Camagüey

Menciones: “Al lado oscuro de la convivencia”, de Ileana Sifonte León, periódico Invasor, Ciego de Ávila

“Soy mujer de retos”, de Tamara Rendón Portelles, del periódico Escambray, Sancti Spíritus

RADIO

Premio: “San Vicente de Paúl donde se canta a la esperanza”, de Dalia Reyes, de CMHW, Villa Clara

Mención: “Los 91 de Yeyé”, de Julio Freddy Espinosa, de Radio Caibarién, Villa Clara

TELEVISIÓN

Premio: “Una vez a la semana”, de Yamila Napolés y Cristina Escobar, del Canal Educativo 2 (entrevistas realizadas a Magaly García Moré y Loly Estévez).

Cubaperiodistas

 

Agustín Anido Artiles, un santaclareño amante de la cultura

La familia constituye el núcleo esencial de cualquier sociedad. De una ilustre familia santaclareña procedía Agustín Anido Artiles, uno de los prohombres de mayores aportes a la vida cultural de su época, cuya significación resulta poco conocida y apreciada en los días de hoy, cercano al aniversario 325 de la fundación de la Gloriosa Santa Clara.Nacido el 11 de enero de 1903, Agustín fue el segundo hijo del matrimonio de Agustín Anido Estrada y Amparo Artiles Alemán, entre cuyos ascendientes estaban patriotas y hombres de bien. Sus hermanos fueron: Arturo (abogado), Alfredo (médico laboratorista), Alberto (estomatólogo), Armando (Ciencias Comerciales), Merceditas (profesora de piano) y Clara Amparo (maestra de kindergarten). De amplia cultura y trato distinguido, tuvo una vida activa en pro del saber y el bienestar de su ciudad, en la que vivió hasta su deceso, el domingo 15 de agosto de 1965, víctima de cáncer, a la edad de 62 años.

 

Durante una visita suya en 1963 a la República Popular China, de la que regresó ya enfermo.

Pediatra de prestigio, pedagogo de renombre, rector de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (1954-1957), músico de fino oído y manos hábiles para el piano y meteorólogo brillante, eso y mucho más fue Agustín Anido, pues a ese saber casi enciclopédico, hay que agregar su devoción de esposo fiel a una mujer de piel negra –en su momento tuvo que enfrentar tabúes y prejuicios de una sociedad que no aceptaba ese tipo de relaciones–, a la cual siempre amó y con quien tuvo cuatro hijos, que hoy siguen el ejemplo de tan ilustre padre.

Cultivó la amistad de muchos intelectuales cubanos de la época. En sus tiempos de rector, el capitán del Ejército Rebelde y eminente geógrafo Antonio Núñez Jiménez, profesor universitario en esa época, lo recordaba con mucho cariño, y Cintio Vitier, en ocasión de su investidura como Doctor Honoris Causa de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, el 28 de diciembre de 1999, no dejó de mencionarlo, pues allí había trabajado su padre, el filósofo Medardo Vitier, quien en el mandato de Agustín Anido también recibió esa importante distinción honorífica.

MÉDICO PEDIATRA Y MÚSICO DE FINA SENSIBILIDAD

Tras cursar la escuela pública en su natal Santa Clara, bajo la pupila de su tía Marina Anido, quien fungía como directora, demostró su capacidad e inteligencia como estudiante aventajado en el Instituto de Segunda Enseñanza. Su vocación por la Medicina lo llevó a matricularse en la Universidad de La Habana, carrera que culminó con notas sobresalientes.

De regreso a su ciudad se estableció como médico pediatra, profesión en la que pronto ganó prestigio y respeto. Su hija Teresita Anido del Pino relató una curiosa anécdota en entrevista realizada por la máster Mayra Pascual Fernández, autora de la investigación titulada «Agustín Anido Artiles, hombre íntegro, médico, rector y meteorólogo eminente»: «Contaba mamá que en una ocasión fue a la capital una señora con su hijo y al preguntarle el médico que la atendió de dónde eran y ella responderle que de Santa Clara, el médico le dijo: “Señora ha hecho gastos innecesarios al traerlo hasta la capital, si ustedes tienen al doctor Anido Artiles, uno de los mejores pediatras que he conocido”».

Fue médico interno en el hospital San Juan de Dios, hoy hospital universitario Celestino Hernández Robau; director del dispensario El Amparo, jefe de Servicios de Emergencia, médico de la Colonia Infantil, presidente del Patronato del hospital San Juan de Dios y presidente del Colegio Médico Municipal de Santa Clara.

Su fina sensibilidad y la cultura heredada de su familia le permitieron también incursionar con soltura en la música, la que siempre tomó como un entretenimiento, pero a la que llegó a dominar y entender. Una anécdota de sus años mozos quedó recogida en la revista Islas, en un artículo titulado «Agustín Anido y Samuel Feijóo, creadores de un himno universitario», de Ana Hurtado de Mendoza Borges y Félix Julio Alfonso López: «El doctor Anido, médico pediatra, fue al mismo tiempo un músico de Academia que se destacó por su destreza en el teclado, al punto de haber acompañado al piano al genial Enrico Caruso durante su presentación en el Teatro La Caridad de Santa Clara en 1923».

Un hecho hoy olvidado, pero de significación cultural y prueba de sus dotes musicales, fue la creación del himno universitario, con letra de Samuel Feijóo y música suya, que tuvo, además, el arreglo musical del maestro Agustín Jiménez Crespo, considerado el padre del sinfonismo en Santa Clara.

Estrenado en el Teatro Universitario el 24 de diciembre de 1959, en ocasión del primer aniversario del triunfo de la Revolución, víspera de las fiestas de Navidad, debería identificar a la UCLV a partir de entonces como parte de sus símbolos. Himno de inusual sentido y belleza, todavía es una incógnita por qué pasó inadvertido entonces, y hoy lo sigue siendo, «si se considera el prestigio y la valía intelectual de los autores de la letra y la música, así como los innegables valores de la pieza, que expresa en sus cuatro estrofas la esencia de la vida universitaria, su sentido de amor al estudio y a la sabiduría, unido al deber y compromiso social de sus estudiantes».1

METEORÓLOGO  BRILLANTE

También en esa esfera sobresalió el doctor Agustín Anido Artiles. En la acuciosa investigación de la máster Mayra Pascual Fernández, que reivindica esta figura de relieve para la cultura villaclareña, se afirma: «A partir de 1916 que ocurrió la muerte del sabio Don Julio Jover y Anido no hubo intento de dotar a Santa Clara de un Observatorio Meteorológico hasta 1930 que resurge en esta ciudad un estudioso y aficionado de la meteorología, Agustín Anido Artiles, que en sus comienzos le fue autorizado a montar y operar desde su domicilio en Maceo 60, la estación radio-telegráfica amateur CM6AO por la secretaría de comunicaciones. El 7 de Julio de 1936, emitido por el Gobierno Provincial y firmado por Gabino Gálvez, Gobernador Provincial, por resolución del ejecutivo fue designado encargado del Observatorio Meteorológico el Dr. Agustín Anido Artiles, siendo trasladado lo de su domicilio al Observatorio Meteorológico del Gobierno Provincial».2

 

En funciones de trabajo, en el Observatorio Meteorológico de la Universidad Central. (Fotos: Cortesía de Mayra Pascual Fernández e hijos de Agustín Anido Artiles)

A partir de entonces, y durante cerca de 30 años, su labor haría brillar esta ciencia en el territorio central del país. Por eso, al crearse la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas no fue casual, al contarlo como parte del claustro fundador, que allí se erigiera el departamento de Meteorología, donde  trabajaron: el primer auxiliar técnico Julio C. Reyes Domínguez, el segundo José Bueno Ruiz y, por último, el radiotelegrafista Alejo Lanier Valdés. Además, prestaron su valiosa colaboración los profesores de Geografía: doctores José M. Ruiz Miyar, Eduardo García del Coto y Antonio Núñez Jiménez.

Este departamento editó la revista técnica Cuadernos de Meteorología, que se enviaba a todos los centros afines a la investigación en el mundo entero, para llevar el mensaje de la ciencia que se hacía entonces en esa casa de altos estudios.

Cada día aparecía en El Villareño un parte acerca de la situación meteorológica de la provincia. A modo de ejemplo, reseñamos fragmentos del emitido el sábado 11 de agosto de 1956 ante el peligro de un ciclón tropical: «El ciclón Betsy ha penetrado ya en el mar Caribe debiendo encontrarse su centro a las 12 del día de hoy al Sur y bastante próximo a las Islas Guadalupe (…). Debe considerarse un ciclón con reducido diámetro aunque de extraordinaria intensidad por lo tanto sumamente peligroso (…) sin que constituya amenaza directa para tierra insular o continental alguna (…) próxima información a las 6 de la tarde. Departamento Meteorológico de la Universidad Central. Director».3

RECTOR HONESTO

Profesor fundador de la UCLV, formó parte desde los inicios del Consejo Universitario. En 1954 sustituyó al Dr. Pedro Camps i Camps como rector del centro, labor que desempeñó de manera honesta y consecuente hasta mediados de 1957, cuando cedió la alta investidura.

Época convulsa de la historia patria, de efervescencia revolucionaria y enfrentamiento a la dictadura de Fulgencio Batista, supo Agustín Anido estar a la altura de las circunstancias.

Refería el historiador Luis García, entonces también profesor universitario, que bajo su mandato se libró el amplio Movimiento de Reforma Universitaria para enfrentar la corrupción existente y desplazar el dominio dictatorial de uno de sus profesores, el doctor Modesto de Jesús Pineda Cabrera, quien fuera destituido de su cargo en la sesión extraordinaria que celebró el Consejo Universitario el 22 de mayo de 1956. Otros acuerdos adoptados en esos días por la depuración y democratización de la Universidad fueron el reingreso de los alumnos que habían sido expulsados del centro por haber intentado crear una Federación Estudiantil Universitaria y el de convocar a una asamblea general de estudiantes para dejar constituida la FEU y aprobar su reglamento.

 

El rector Agustín Anido Artiles en la apertura del curso 1956-1957.

La limpieza de su actuación queda recogida en un documento de inestimable valor, que pudiera considerarse el testamento político de su autor, fallecido al siguiente día de escribirlo, destrozado por una bomba. Elaborado el 25 de mayo de 1957 por Agustín Gómez-Lubián Urioste, Chiqui, en su condición de dirigente estudiantil y en representación del Bloque Universitario Villareño, dice así en sus primeros dos acuerdos:

1o. Respaldar plenamente la cívica y valiente postura del sr. rector de la Universidad Central de Las Villas Dr. Agustín Anido Artiles al rescatar la libertad y el decoro de dicha universidad.

2o. Felicitar al Dr. Anido por este  gesto y hacer extensiva la felicitación al Comité Gestor Pro-Federación Estudiantil universitaria por sus cívicos acuerdos en este trascendental momento.4

Al rector Anido debe reconocérsele, además, que bajo su mandato fueron impuestos los primeros títulos de Doctor Honoris Causa de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, entregados a tres glorias de la cultura cubana: al etnólogo Fernando Ortiz, al filósofo Medardo Vitier y al historiador Ramiro Guerra.

De igual manera, junto a la sobriedad en el ejercicio de su responsabilidad, le cabe el mérito de haber propiciado la presencia en los predios universitarios de notables figuras de la cultura cubana y universal, tales como Ernesto Lecuona, Berta Singerman y Francisco García Lorca.

José Martí, quien supo penetrar en el alma de los cubanos, afirmó: «Por su utilidad para los demás, se mide a los hombres». Así debe verse la vida de ese gran santaclareño, un hijo ilustre de esta ciudad que supo ganarse el cariño y la admiración de sus coterráneos. Un intelectual íntegro, quien por encima de todo antepuso la cultura como un deber, y al cual Vanguardia, desde sus páginas, rinde merecido tributo de recordación.

REFERENCIAS:

1 Ana Hurtado de Mendoza Borges y Félix Julio Alfonso López. «Agustín Anido y Samuel Feijóo, creadores de un himno universitario», Islas, 43(128):3-9.

2 Mayra Pascual Fernández. «Agustín Anido   Artiles, hombre íntegro, médico, rector y meteorólogo eminente». (Inédita).

3 Obra citada.

4 Narciso Fernández Ramírez. «La bomba no mató el ideal». Vanguardia, 29 de mayo de 2009.

José Braulio Alemán, un general santaclareño de mucho lustre

Con 33 años y el grado de general de brigada, electo secretario de la Guerra del Consejo de Gobierno que presidió Bartolomé Massó. (Fotos: Cortesía del Archivo Histórico Provincial Villa Clara)

El 26 de marzo de 1864, hace hoy 149 años, nació en Santa Clara el general de brigada del Ejército Libertador José Braulio Cástulo Alemán Urquía. Un patriota de mucho lustre intelectual que llegó a desempeñar importantes cargos dentro del mambisado, incluido el de Secretario de Guerra, en el gobierno de Bartolomé Masó elegido, en 1897, en la Yaya.

Según consta en la inscripción de nacimiento fueron sus padres Antonio Alemán Romero y María Urquía Espino, ambos naturales de Islas Canarias, España. Desde joven mostró clara inteligencia ejerciendo en Santa Clara un periodismo radical que le llevó a prisión en varias oportunidades. En su ciudad natal fundó primero El Horizonte y después La Protesta, instrumentos de denuncia contra la corrupción política del colonialismo español en la Isla.

Se levantó en armas el 5 de septiembre de 1895 y de inmediato pasó a desempeñar importantes funciones. Nombrado coronel, el Generalísimo Máximo Gómez lo designó Subinspector General del Ejército Libertador, responsabilidad que desempeñó con la eficiencia y honradez que siempre le caracterizaron.

Con el cargo de general de brigada y 33 años de edad fue designado Secretario de la Guerra del gabinete de Bartolomé Masó. Luego realizó labores de inteligencia en la Trocha de Júcaro a Morón bajos las órdenes directas de Máximo Gómez, quien tenía en alta estima sus cualidades de organizador.

Fue Alemán uno de los pocos cubanos que vio el peligro de la intervención norteamericana en la guerra y, quizás, entre las excepciones de los patriotas que siempre fue opuesto al licenciamiento del Ejército Libertador, por considerarlo un error político de incalculables consecuencias.

Designado constituyente en 1901 se opuso siempre a la Enmienda Platt. Gobernador de la provincia de Santa Clara electo en 1906 renunció a su cargo al producirse la II Intervención Militar en Cuba. Senador durante el gobierno de José Miguel Gómez terminó su carrera política como Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes del general Gerardo Machado, sin comulgar con los crímenes del tirano ni claudicar con su ideario patriótico y antinjerencista.

De su época de secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes (1926-1930)

El general José Braulio Alemán falleció en La Habana el 15 de enero de 1930 a la edad de 65 años. Una calle de Santa Clara lleva su apellido.

En ocasión de un aniversario más de su nacimiento ponemos a consideración de los lectores la descripción que hace en su Diario de Campaña del ataque al poblado de Cruces, perteneciente en la actualidad a la provincia de Cienfuegos.

Documento inédito, este Diario de Campaña recoge la trayectoria militar del santaclareño, entonces coronel Jefe de la Brigada de Cienfuegos, desde el 25 de marzo de 1896 hasta el 23 de abril del propio año, en que asumiría nuevas misiones dentro del campo insurrecto.

Entre el 18 y el 19 de abril de 1896, sus hombres organizaron y atacaron el poblado de Cruces. Así lo hace constar Alemán de su puño y letra:

“A las 5 de la mañana en marcha haciendo alto a las 12 en Lomitas. A las 5 de la tarde seguimos marcha hacia medio cuarto de legua del pueblo de Cruces, donde deseoso de demostrar la existencia de la guerra en la Brigada, me propuse entrar en el pueblo.

“A las 4 de la madrugada ordené la entrada por cuatro lugares distintos, haciéndose así, quemándose 15 casas, algunas en puntos céntricos y 2 de ellas valiosas. En medio del fuego de los fuertes y de la ronda parapetada en la Iglesia se saquearon 11 establecimientos, ocupándose 37 machetes nuevos, 10 revólveres calibre 44, 6 caballos, 11 monturas, alforjas, ropa hecha, 69 pares de zapato y gran cantidad de víveres que se repartió a la fuerza. A la salida se acarrearon 70 bueyes acorralados en el pueblo, a los que uní la boyada del Central Mercedes y colonia La Granja haciendo un total de 190 bueyes.

“Se dio fuego a los cañaverales cercanos del Central Andreíta al salir del pueblo (6 ½) de la mañana. Se ocuparon en un establecimiento 6 tercerolas. Quedaron destrozados los telégrafos y teléfonos. Por nuestra parte solo 2 heridos leves, a pesar de estar el pueblo cerrado de alambres y lleno de fuertes.”

Resulta la primera vez que esta descripción sale a la luz pública. Ahí radica su principal utilidad y virtud. Una modesta manera de enriquecer la historia local del hermoso poblado crucence.

También sirva este recordatorio necesario para un mejor acercamiento a una figura destacadísima dentro de la Revolución de 1895 en Santa Clara que hoy día permanece sumida casi en el anonimato.

 

Pie de fotos:

1- Con 33 años y el grado de general de brigada fue elegido Secretario de Guerra en el Consejo de Gobierno que presidió Bartolomé Masó. Fotos: Cortesía del Archivo Histórico Provincial de Villa Clara)

2- Alemán en su época como Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes (1926-1930)

 

 

 

 

 

 

Pedro Pablo Rodríguez: el don de la inteligencia y la paciencia

Santa Clara tuvo el honor de recibir a Pedro Pablo Rodríguez, en esta Feria del Libro dedicada al aniversario 160 del natalicio de José Martí. (Fotos: Carolina Vilches Monzón)

Pedro Pablo Rodríguez fue el segundo profesor que me ayudó a descubrir a José Martí. El primero había sido Ordenel Heredia en un postgrado anterior, en el cual entendí, como nunca antes, la belleza poética del lenguaje mar¬tiano y su simbología, claves para penetrar en las honduras de su pensamiento.

En el caso de Pedro Pablo, a quien le está dedicada la actual Feria del Libro, lo nuevo radicó en mostrarnos, a través de las Escenas Norteamericanas, un Martí antiimperialista radical y excelente cronista. Entonces trabajaba de profesor en el ISP Félix Varela, hoy Universidad Pedagógica de igual nombre, y durante toda una semana disfruté de esas hermosas crónicas escritas por la insuperable pluma de Martí. Quizás allí estuvo la génesis de mi posterior paso al periodismo, una profesión que él conocía muy bien por haberla practicado con éxito desde hace muchos años.

Bajo su pupila exigente y erudición de la obra del Héroe Nacional Cubano –ya desde entonces laboraba en el Centro de Estudios Martianos e iniciaba la monumental tarea de la edición crítica de las obras de José Martí–, pudimos entender mejor la maquinaria electoral de aquel país, que poco ha cambiado desde entonces; los sucesos de Chicago y hasta del terremoto de Charleston. En mi caso, el de todos, salimos de allí más comprometidos con el pensamiento del Apóstol y adquirimos a un buen amigo y mentor.

Hace pocos meses, menos de dos quizás, volví a disfrutar su lenguaje diáfano y explicativo. Fue en la UNEAC, en el Foro Agesta. Allí el profesor de mérito de varias universidades, doctor en Ciencias Históricas, académico de número de prestigiosas instituciones y Premio Nacional de Ciencias Sociales, entre otros lauros, disertó sobre Santa Clara y el papel desempeñado por los villaclareños en la gesta independentista de 1868. Un homenaje rindió este destacado historiador a nuestros gloriosos antepasados Miguel Gerónimo Gutiérrez y Eduardo Machado Gómez, entre otros, figuras a las cuales mucho debemos y  muy poco hacemos por conservarlas en la memoria y corazón de los hijos de esta ciudad y provincia de Villa Clara.

 

Pedro Pablo Rodríguez, junto al autor, durante la jornada sabatina de la Feria en Santa Clara.

En este historiador-pedagogo-periodista, o a la inversa, el concepto gramsciano de intelectual orgánico le viene como anillo al dedo. A todo le dedica igual intensidad y lo hace sin presunción alguna, sencilla y naturalmente, como pedía Martí que el deber fuera cumplido. Sus más cercanos colaboradores, quienes día a día están a su lado en la titánica faena de editar la monumental obra martiana, así lo reconocen.

Carmen Suárez León, compañera suya de labor, quien tuvo a su cargo las palabras de elogio cuando fuera investido con el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas, en 2009, dijo de él: «Su equipo de labor, y creo ser vocera de todos, admira sobre todas las cosas su capacidad de trabajo, la perseverancia benedictina con la que comienza la faena, la más pesada, y la termina minuciosamente, pero divertido. Las horas y horas de dificultades que vencer –y créanme que son muchísimas– lo hacen terminar agotado, pero mientras tanto, hace un chiste. La alegría es su don, junto con la paciencia y la inteligencia».

Acá en Santa Clara, ciudad querida por Pedro Pablo, tiene muchos amigos, a quienes la figura de este hombre de piel cobriza y pelo blanquecino, les resulta entrañable. La coincidencia al calificarlo de gente cordial y erudita, al estilo martiano, sin vanidad alguna, no admite duda. No por gusto recibe tantas muestras de cariño cuando su escaso tiempo le permite visitarnos.

 

Alguien que lo conoció en los inicios de los 70 del pasado siglo como profesor de la Universidad, sin ser su alumno, pondera su cualidad, dada solo a los maestros de cuerpo y alma, de detenerse en cualquier lugar y circunstancia si un alumno le solicitaba aclarar alguna duda: «Pudiera no disponer de tiempo para otras cosas, y siempre le veía caminar apurado; sin embargo, para esa siempre», me comentaba el colega y director de Vanguardia, Arturo Chang.

En tanto, Irán Cabrera Díaz de Villegas, actual director de la Casa Samuel Feijóo,  destaca su extremada modestia, propia de quien sabe que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Hombre de su tiempo, que al decir de Martí significa serlo de todos los tiempos, una definición de Eduardo Torres-Cuevas, otro de los buenos historiadores cubanos, pudiera servir para el cierre de esta semblanza. Dijo Torres-Cuevas: «el mejor compañero que uno puede tener en los peores momentos».

Falleció José Riveira, el zurdo inolvidable de Santa Clara

José Riveira, el pitcher zurdo que ostenta el mejor promedio de ganados y perdidos entre los lanzadores villaclareños que sobrepasan las 100 decisiones, con 633 de average, debido a sus 81 sonrisas y 47 descalabros, falleció ayer en Santa Clara, su ciudad natal, víctima de un paro respiratorio.

Riveira, quien además tiene el excelente p.c.l de 0,63 en la Serie Nacional de 1983, con solo 4 carreras permitidas en 54 entradas de actuación, se había desempeñado en los últimos años como entrenador de pitcheo de los equipos Villa Clara y Matanzas, respectivamente, labor que desempeñara bajo las órdenes de Víctor Mesa.

Dueño de un control casi impecable y de una magnífica curva, el zurdito Riveira ayudó a establecer aquel el record casi irrompible del “Villa Clara” de Eduardo Martín de 41 victorias en 48 juegos durante el propio año 1983, temporada en que el hijo de Santa Clara tuvo balance perfecto de 6-0 y resultó elegido Novato del Año.

Su pérdida resulta sensible para la pelota villaclareña y el béisbol cubano en general.

El sepelio del destacado atleta será en la mañana de este miércoles 19, en el cementerio local.

Santaclareño Hanser Garcia, el Pollo, entre los mejores nadadores del mundo

El nadador cubano Hanser García ocupa la octava posición del ranking mundial, en la especialidad de 100 metros estilo libre, tras su actuación en los recién concluidos XXX Juegos Olímpicos de Londres, Gran Bretaña.

El santaclareño Hanser García hizo historia en Londres con su séptimo lugar en la final de los 100 metros libres.

El santaclareño Hanser, conocido como El Pollo, es el segundo latinoamericano mejor posicionado en la actualizada lista, con tiempo de 48.04 segundos, detrás del brasileño Cesar Cielo (47.92), quien ocupa el séptimo escaño, según publicó la Federación Internacional de Natación.

Con este crono, registrado dos veces en la competencia de la magna cita londinense, el antillano destrozó la marca nacional de 48.34, impuesta por él en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, México, en octubre de 2011.

El ranking lo encabeza el australiano James Magnussen, monarca mundial en Shanghai 2011 (China) y subtitular en Londres 2012, con tiempo de 47.10, estampado este año en el campeonato de su país, con sede en la ciudad de Adelaide.

La segunda posición corresponde al estadounidense Nathan Adrian (47.52), marca registrada en la capital británica, donde se alzó con el metal dorado, mientras que el tercer puesto quedó reservado para James Roberts (47.63), también representante de Australia.

Le siguen, por ese orden, el bronce olímpico Brent Hayden (4/47.80), de Canadá, el francés Yannick Agnel (5/47.84) y el holandés Sebastiaan Verschuren (6/47.88), en tanto que cierran el selecto grupo de los 10 primeros Amaury Leveanux (9/48.13), también de Francia, y el ruso Andrey Grechin (10/48.19).

Además del séptimo lugar histórico conquistado en la justa olímpica de Londres, García se agenció las medallas de plata y bronce en las distancia de 100 y 50 metros libre, respectivamente, en la cita continental de Guadalajara.

Asimismo, el tritón cubano escaló a lo más alto del podio en el hectómetro y consiguió la presea de bronce en los 50, en la segunda fase del certamen Mare Nostrum, que acogió la ciudad francesa de Canet en junio último.

También alcanzó preseas plateadas (50 y 100) en la primera parada de este evento, en Barcelona, España, y en el Trofeo Sette Colinas de Italia (100), eventos que le sirvieron de preparación para la cita de los cinco aros.

Con este magnífico resultado, Hanser García deviene como el santaclareño de mejores resultados en el ranquing de la natación mundial de todos los tiempos y a sus 23 años muestra enormes posibilidades de conseguir aún mejores marcas y récords para Cuba.

Con información de Alejandro Martínez Martínez / AIN tomada del sitio web de Televisión Camagüey.

Despedida a Eduardo Paret, el mejor 2 de la pelota cubana

Reconocimiento de las principales autoridades del Partido y Gobierno de Villa Clara.

Emocionante. Es la palabra que definió la despedida al estelar torpedero Eduardo Paret, uno de los peloteros más grandes que ha dado Cuba en todos los tiempos. En el estadio Augusto César Sandino, Paret recibió el reconocimiento de todo un pueblo.

Y ahora pa ’lante
Tal parece que el número dos es algo que le cayó del cielo a Eduardo Paret, y no le fue para nada mal en todas las temporadas que jugó en la pelota cubana.

Además de ser acompañado eternamente con el número dos en la espalda, el nacido hace 39 octubres en el popular barrio Condado, de Santa Clara, participó en dos Clásicos Mundiales, tiene dos medallas de oro en Juegos Olímpicos, y uno de sus mayores sueños fue cumplido, cuando hace cerca de dos años, disfruta de sus gemelas: Rocío y Rosalí.

Pero como si fuera poco sus dos apellidos comienzan con P: Paret y Pérez, además de verse por última vez en el Sandino de Santa Clara, hace par de temporadas, en el play – off ante Santiago de Cuba.
Foto: Arelys María Echevarría
Aquel día la reaparición de Paret fue adornada con una cerrada ovación, que hizo parecer que el estadio “Augusto César Sandino” se derrumbaría ante la emoción desenfrenada de miles de sus fieles seguidores.

A no dudar de nadie, este ex torpedero de los equipos Villa Clara, Las Villas, y Cuba, ha sido el villaclareño más admirado, luego del retiro de Víctor Mesa.

Pero si unas veces este número le dio satisfacciones por montones, otras sucedió todo lo contrario, al no ser valorado por sus números, y vivir demasiado tiempo bajo del brazo del capitalino Germán Mesa.

En el short stop fue el dos hasta 1996, cuando Paret se desempeñó con acierto en la Olimpiada de Atlanta, al extremo de no cometer errores y un bateo de 375 de average.

Pero su estrella se vería apagada de repente, cuando un año más tarde, fuera suspendido del deporte junto a otros compañeros.

Su retorno a series nacionales se produce en la campaña 1998-1999; no así al equipo Cuba, para lo cual tuvo que esperar al Mundial de 2001, en condición de regular del campo corto por encima de quien había sido su principal rival histórico en la posición, Germán Mesa.

Según el propio jugador, este resultó el peor de los eventos en que participó con la camisa de las cuatro letras, al cometer los tres únicos errores a nivel internacional.

Poco después, de dos, pasó a ser el uno indiscutible del lugar más difícil dentro de un diamante de béisbol -el campo corto- con un premio inolvidable en 2005, al ser elegido por la IBAF como el mejor atleta de ese año.
Emocionante despedida a Eduardo Paret en el «Sandino» (+ Fotos y Video)
Aunque fueron muchos los lauros, para El Pionero Eduardo Paret el haber jugado en los dos Clásicos Mundiales con Cuba constituye su más grande orgullo deportivo.

Anoche todo su pueblo despidió del terreno al estelar torpedero, en una ceremonia a la altura de su calidad como jugador. Villa Clara le dice adiós al atleta activo, aunque permanecerá imborrable en el corazón de sus fanáticos, eternamente agradecidos de contar a lo largo de innumerables series con un dos de verdad.

Fotos: Arelys María Echevarría

Tomado del sitio digital de la CMHW

Santaclareño José Braulio Alemán: periodista y patriota

Alemán, en sus años de Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes (1928-1930)

Nació en Santa Clara, el 26 de noviembre de 1864. Periodista. Conspirador en Villaclara a las órdenes directas de José Martí. General de brigada y sub-inspector general del Ejército Libertador. Secretario de la Guerra, electo en la Asamblea de la Yaya, en 1897. Constituyente por Las Villas en 1901 y opositor a la Enmienda Platt.  Gobernador de la provincia de Santa Clara en 1906. Senador de la República durante el gobierno de José Miguel Gómez. Embajador de Cuba en México entre 1926 y 1928 y Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes hasta su muerte, ocurrida el 15 de enero de 1930.

Todo eso, y aún más, pues fue director de varios periódicos, miembro de la Academia de Historia de Cuba, fundador de las Escuelas Industriales y hombre de un profundo y arraigado pensamiento antinjerencista fue José Braulio Cástulo Alemán Urquía, quien naciera hace 148 años y que hoy permanece olvidado por las actuales generaciones de villaclareños y cubanos, desconocedora de sus innegables aportes a la causa independentista; a pesar, incluso, de que una de las calles de la capital de Villa Clara lleva su ilustre apellido.

Por demás, amigo personal y hombre de la entera confianza del Generalísimo Máximo Gómez, quien durante la Guerra del 95 le encomendara importantes y delicadas misiones en defensa del ideal mambí y a quien gustaba llamarle el Sinsonte de Las Villas, por la palabra fácil y florida del general santaclareño.

PERIODISTA DE VERBO VALIENTE

Tres periódicos contra España fundó y dirigió José Braulio Alemán en Santa Clara hasta su partida a la manigua en septiembre de 1895: El Horizonte, La Protesta y La Defensa. Luego, en Cienfuegos, durante la primera  ocupación militar norteamericana (1899-1902), fundaría La Tribuna.

En todos, hizo Pepe Alemán gala de un periodismo valiente, calificado de verdadero látigo contra el despotismo, la tiranía y toda clase de atropellos.  Según Manuel García Garófalo, en semblanza publicada el 17 de enero de 1930, a raíz del fallecimiento del revolucionario: “Su pluma valiente no reconoció nunca valladares y dio mucho que hacer a los tribunales. Por sus briosos escritos moralizadores y patrióticos fue procesado varias veces sufriendo prisión otras cuantas.”  (1)

De un artículo escrito por José Braulio Alemán en La Protesta, publicado el jueves 10 de diciembre de 1886, extraemos las siguientes ideas: “Que la justicia en Cuba solo existe de nombre, no necesita repetirse muchas veces para demostrarlo. Que el Gobierno desconoce nuestras necesidades más apremiantes es cosa que no requiere de gran acopio de palabras para demostrarlo. Es necesario que los hombres honrados, los que aman el nombre de la patria, los que no están vendidos ni amalgamados a los criminales se decidan con la entereza del hombre digno, a echar por tierra las artimañas de los verdaderos enemigos de la nacionalidad, de los criminales de levita.” (2)

Mientras que, en el trabajo titulado La Moneda, del sábado 4 de diciembre del propio 1886, el joven periodista y director afirmaba: “Las medidas tibias, las debilidades de los gobernantes, su poco interés porque el orden y la paz sean un hecho incontrovertible, su defecto a hacer algo que se separe de la rutinaria dominación colonial, son la causa de este desbarajuste en que vivimos, donde ni la ley se cumple, ni se hace cumplir.” (3)

Y ante la réplica de esta acusación por parte de un especulador, Pepe Alemán responde: “La Protesta le dice –muy alto por cierto- que no merece ni siquiera su desprecio y que lo que en ella se escribe por su Director sostenido queda. ¡Y (…) a la prueba!” (4)

En los primeros días de septiembre de 1895, tras haber conspirado de manera activa contra España enmascarado dentro de las filas del Autonomismo, pero en realidad,  siendo representante del Partido Revolucionario Cubano en Villaclara a las órdenes de José Martí, marchó a la manigua dejando atrás las huellas de un periodismo lleno de decoro y amor a Cuba.

Por su importancia, que sea el propio Alemán, quien cuente ese trascendente momento de su vida, en documento original, de su puño y letra, que existe en nuestro Archivo Histórico Provincial: “ 5 de septiembre de 1895: En este día, siendo Diputado Provincial por Villaclara, Secretario Excelentísima  Diputación, Presidente de las Comisiones de Fomento y Asientos de la Provincia, Secretario de la Junta Provincial de Represión de la Vagancia, Vocal de la Comisión Inspectora del Censo Electoral y periodista, me levanto en armas contra el Gobierno Español en combinación con numerosas personas de Villaclara, Cruces, Camarones, San Juan y otros pueblos de la provincia donde por encargo del malogrado José Martí venía trabajando el levantamiento.” (5)

DEFENSOR DE LA JUSTICIA MAMBISA

Con 33 años, Secretario de la Guerra del Gobierno elegido en la Yaya en 1897

El 13 de septiembre, lo ascienden a teniente coronel, Jefe del Regimiento de caballería “Villaclara”, y el 15 de octubre del propio 1895 a coronel, por hechos de armas.

El 10 de mayo de 1896, Máximo Gómez lo designa sub-inspector general del Ejército Libertador. En carta al mayor general Serafín Sánchez, el General en Jefe expuso las razones para tamaña promoción dentro del mambisado: “Las señaladas aptitudes del coronel Alemán, me permiten esperar de sus gestiones resultados favorables al mejor servicio” (6)

En este alto cargo dentro del Ejército Libertador brillaron las cualidades de organizador de José Braulio Alemán, capaz de imponer disciplina y cumplir los deberes asignados. Así lo reconoce el propio Gómez en carta dirigida al santaclareño, fechada en el campamento de Remanganaguas, el 19 de julio de 1896:  “Estoy altamente satisfecho de sus gestiones respecto al exacto cumplimiento y observancia de lo prevenido por el Cuartel General del Ejército Libertador (…) Y espero que sin contemplaciones de ningún género, sin otros respetos y acatamientos que lo que exige la Ley, y Ud. debe al desempeño de su alto cometido, perseverará en la campaña moralizadora que ha emprendido.” (7)

Varios son los sucesos en que el sub-inspector del Ejército Libertador se vio involucrado. Resaltan su exhaustiva investigación sobre el cargamento del vapor Dauntless, caído en manos españolas por la negligencia de los jefes mambises de la expedición y, sobre todo, el llamado Caso Morote, suceso político muy sonado dentro del campo mambí en esos años, y en el que Alemán actuó como Fiscal.

Luis Morote era un periodista español que sin previo aviso llegó al campamento del Generalísimo Máximo Gómez, quien, de inmediato, ordenó su arresto y lo sometió a Consejo de Guerra. Alemán fue enfático en su acusación de espía  y traidor y pidió con energía la pena de muerte. Finalmente Morote fue absuelto y regresó a España.

Muchos años después, en 1928, siendo el santaclareño Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, equivalente hoy a Ministro de Educación, recordó así el incidente: “Sí, hubo momentos en que tuvo miedo. Yo me daba perfecta cuenta del efecto que producían mis palabras; en cambio el no podía imaginar mi estado de ánimo. Yo tenía la convicción plena que Morote no sería condenado. Es más, tuve que fingir la nota para calificar su acto de un delito de espionaje y traición. Sabía perfectamente que Morote no era espía ni traidor. Cumplí con el deber que se me había impuesto. Además, tanto más emocionante y digna de atención sería la sentencia, cuanto más rigurosa fuera mi acusación. Por otra parte debía yo aprovechar la oportunidad que el periodista español me brindaba para reiterar nuestra actitud resuelta y firme, enemiga de toda transacción que no trajese en su seno la Independencia de Cuba, y dispuesta a evitar intrigas y componendas.” (8)

Por sus dotes y capacidades, el general Alemán fue electo Secretario de la Guerra en 1897. Tenía 33 años y había sido designado por el cargo militar de mayor rango dentro de la Revolución, pues según estipulaba en su artículo 31 la Constitución de La Yaya: “EI Secretario de la Guerra será el jefe superior jerárquico del Ejercito Libertador.” No era un improvisado y había dado sobradas pruebas de capacidad y talento. Gozaba, además, de la confianza del General en Jefe.

Producida la intervención militar norteamericana en el conflicto contra España en 1898, Alemán, quien había renunciado antes al cargo, resulta uno de los pocos mambises que avizoró el peligro que representaban los Estados Unidos y el riesgo de licenciar al Ejército Libertador, medida a la que se opuso de manera enérgica: “La anexión, hoy por hoy, es un cuento de hadas que entusiasma  solo a los ilusos. Los despojos de nuestros héroes que blanquean los tristes campos de la patria amada, no pueden ser cobijados –con dignidad- al menos, por más bandera que la enseña libertadora (…) Maldito sería el pueblo de Cuba si otra cosa hiciera; si por su voluntad cambiara de cadenas. Maldito si no supiera desaparecer antes de conformarse con nueva esclavitud.” (9)

HONESTIDAD DURANTE LA REPÚBLICA

Caricatura de Alemán, hecha por Conrado Massaguer cuando el santaclareño era embajador de Cuba en México.

El general José Braulio Alemán fue consecuente con su ideal independentista y pensamiento antinjerencista hasta su muerte a los 64 años de edad. Como miembro de la Asamblea Constituyente de 1901 se opuso siempre a la Enmienda Platt y fue de los 11 cubanos que en la histórica sesión del 11 de junio de 1901 dijo No al engendro jurídico impuesto como apéndice a la Constitución.

Como Gobernador de la entonces provincia de Santa Clara, electo en 1906, tuvo un desempeño, que aunque efímero, ejemplar en el manejo de los fondos públicos y en las medidas que adoptó. Negado a aceptar la Segunda Intervención Militar norteamericana, renunció al  cargo y con su familia marchó a México.

En el telegrama renuncia a William Talf, emitido el 29 de septiembre de 1906, el general santaclareño confirmó su patriotismo: “Reconozco que ya no hay más poder que el del fuerte y en este caso vos lo sois. Vos mismo lo afirmáis dando a la Constitución Cubana que ayudé modestamente a hacer un valor convencional y precario. Servíos resolver a quien entrego.” (10)

Luego fue Senador durante el gobierno de José Miguel Gómez, y él se debió leyes de beneficio al campesinado cubano. Gerardo Machado, con quien había luchado en la manigua, llegado a la presidencia en 1925, lo nombra primero embajador de Cuba en México, entre 1926-1928, y después Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, cargo que ostentaba al morir.

Una anécdota final sirva para calibrar al hombre íntegro que jamás claudicó a sus ideales independentistas y patrióticos. Se trata del enfrentamiento verbal que tuvo vía telefónica con el propio presidente Machado en 1928, cuando este dejó cesanteados a un grupo de funcionarios y periodistas, incluido uno que trabajaba en el ministerio que Alemán dirigía, por haber apoyado una moción a favor de la independencia de Puerto Rico:

Última foto en vida del general de brigada del Ejército Libertador, José Braulio Alemán Urquía.

“La medida que te has propuesto contra los periodistas funcionarios que votaron la proclamación por la independencia de Puerto Rico, es absurda. El gobierno de Estados Unidos no puede en manera alguna hacer responsable al gobierno cubano de un acto ajeno al mismo, donde se reúnen periodistas de diversos países para deliberar. Pero, aunque se enojara, ni tú ni yo, generales de la guerra de emancipación, podemos condenar a los que realizan un acto que recomendó Martí a todos los patriotas: la independencia de Puerto Rico.”

“Esas son exageraciones de quienes hacen una política de servilismo, que tú no puedes adoptar. De todas maneras, te declaro que no estoy dispuesto a cumplir esa disposición. Si ese periodista tiene que salir de su cargo por esa causa, saldré yo también.” (11)

Y ante tan valiente argumentación, Gerardo Machado no solo restituyó a los periodistas cesanteados, sino que en la recepción a los delegados del Congreso de la Prensa Latina, los atendió con particular esmero. El general Alemán estaba a su lado y sonreía…

Así era el periodista y revolucionario santaclareño, al que debemos sacar del lamentable olvido que hoy se encuentra.

REFERENCIAS

(1) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 29.

(2) José Braulio Alemán, La Protesta, en Fondos Raros y Valiosos, Biblioteca Provincial Martí.

(3) Idem

(4) Idem

(5) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 4

(6) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 14

(7) Idem

(8) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 37

(9) Fondo Garófalo, en Archivo Histórico Provincial, expediente 420

(10) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 19

(11) Fondo José Braulio Alemán, en Archivo Histórico Provincial, expediente 36

 

 

Santaclareño Ramón Leocadio Bonachea: Patriota entero

Hoy, 7 de marzo, se cumplen 127 años del fusilamiento en el Morro de Santiago de Cuba, del general de división Ramón Leocadio Bonachea, el hombre de la Protesta del Jarao y Patriota Insigne de Villa Clara, reconocido por la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

A continuación reproduzco un trabajo que publiqué en Vanguardia, hace dos años.

BONACHEA: PATRIOTA INSIGNE

Hace 125 años fue fusilado en el Morro de Santiago de Cuba el general Ramón Leocadio Bonachea. Hijo ilustre de Santa Clara, resultó el último cubano en deponer las armas en la Guerra de los Diez Años y protagonizó la Protesta de Hornos de Cal de Jarao en oposición al Pacto del Zanjón.
La Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en la provincia lo declaró Patriota Insigne de Villa Clara.

monumento-bonachea.jpg

Monumento a Ramón Leocadio Bonachea,
en Independencia y Virtudes, Santa Clara.
(Foto del autor)

EL HOMBRE DE HORNOS DE CAL

Nació Ramón Leocadio Bonachea el 9 de diciembre de 1845 en el seno de una distinguida familia santaclareña.
Con apenas 19 años marchó a la manigua a sumarse a la revolución iniciada por Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868.
Incorporado a las tropas de Camagüey, sirvió a las órdenes directas de Ignacio Agramonte. Miembro de la escolta de El Mayor participó en el famoso rescate de Sanguily y resultó ligeramente herido en la batalla de Las Guásimas, la más grande de la Guerra de los Diez Años.
Pronto alcanzó altos grados en el Ejército Libertador, y sobresalió por su aguda inteligencia y pensamiento revolucionario.
El 1ro. de julio de 1877 le escribió una carta a su primo, el también patriota santaclareño Eduardo Machado Gómez, en la que analizaba la difícil situación que atravesaba la Revolución en aquellos momentos:
«Estamos viendo al Ejército desbandarse hombre por hombre, viciarse completamente la disciplina; aprovechándose de los errores cometidos en la Administración […] A nosotros toca los que nos consideramos patriotas y estimamos en algo el nombre que tenemos y los sacrificios que hemos hecho  en más de ocho años de constante lucha contra la dominación española poner coto en lo que podamos a tales absurdos, a tales desórdenes […]»(1)
El 10 de febrero de 1878 se firmó el Pacto del Zanjón, y un mes más tarde, el 15 de marzo, el general Antonio Maceo protagonizó la inmortal Protesta de Baraguá.
Entre los pocos que continuaron la lucha y se mantuvieron en los campos de Cuba Libre se incluyó el teniente coronel Ramón Leocadio Bonachea.
Durante 14 meses después del pacto zanjonero, demostró Bonachea su firme decisión de vencer o morir por la independencia de la Patria.
Su audacia fue puesta a prueba en la toma de Morón, en su paso triunfal por Ciego de Ávila y en la marcha de un mes y 23 días que hiciera desde la Trocha hasta Remedios, en la cual hostigó los fuertes españoles y reorganizó las fuerzas bajo su mando.
El 10 de noviembre de 1878, el general Calixto García, en su condición de presidente del Club Revolucionario de Nueva York, lo ascendió a general de brigada por los méritos en los servicios prestados a la independencia.
Perseguido y acosado por miles de soldados españoles y consejado por amigos a que depusiera las armas, Ramón Leocadio Bonachea protagonizó, el 15 de abril de 1879, su famosa Protesta de Hornos de Cal, una localidad inmediata al poblado de Jarao, en Sancti Spíritus.
Del acta levantada para la memorable ocasión, son estas ideas expuestas por el general villaclareño a sus tropas:
«[…] cuando a principios del año próximo pasado tuvo conocimiento de las estipulaciones hechas en el Zanjón, no las aceptó por considerarlas perjudiciales para el país […] En tal concepto e inspirado sólo por su amor a la patria, continuó luchando por la libertad e independencia de ella, arrostrando todos los peligros y dificultades consiguientes […]»
Y para no dejar duda de su patriotismo inmaculado, lejó para la posteridad su irrevocable decisión de continuar la lucha:
«[…] su resolución de dejar las armas y retirarse obedece solamente al deseo de no interrumpir la reconstrucción del país sin beneficio alguno para la causa de su independencia, bajo la inteligencia de que no ha capitulado con el gobierno español, ni con sus autoridades […], ni se ha acogido al convenio celebrado en el Zanjón, ni con éste se halla conforme bajo ningún concepto.»(2)

CUBANO ANTES QUE TODO

En el forzado exilio no cejó Bonachea en su afán de regresar a Cuba. Ascendido a general de división el 7 de julio de 1879, se involucró junto a Calixto García y otros jefes militares en los planes de la Guerra Chiquita.
Mantuvo estrecha correspondencia con Gómez y Maceo e inició intercambio epistolar con el joven José Martí, cuya actuación comenzaba a ser reconocida dentro de la emigración cubana en los Estados Unidos.
La labor conspirativa y proselitista del santaclareño resultó intensa. Cada uno de sus pasos fue seguido por los espías españoles, que no le perdían pie ni pisada.
De un informe confidencial a las autoridades españolas son estas líneas que recogen lo acontecido en un mitin revolucionario celebrado en Nueva York el 22 de julio de 1883, y que, además, refrendan los ideales independentistas del patriota hijo de Santa Clara:
«Bonachea se levantó y acalorado dijo: Vengo en busca de recursos para haceros independientes. He trabajo sin cesar durante muchos años en Jamaica, en Haití y en Cayo Hueso […] y si hoy me negáis vuestro concurso os cubriráis el rostro avergonzados. Iré a Cuba a pesar de todos los obstáculos que se pongan.»(3)
Desde Honduras, Bonachea intenta venir legal a Cuba por razones familiares, tal como hiciera años después, en 1890, Antonio Maceo a su natal Santiago, y le escribió una carta de solicitud al gobernador político de Cuba.
Allí, el hombre de Hornos de Cal le significó a la importante autoridad colonial: «[…] fui de los que tomé parte en el movimiento revolucionario de Céspedes, protesté y protesto contra el Pacto del Zanjón, me sostuve en los campos hasta el 17 de abril de 1879 defendiendo con las armas la causa que creí y creo justa cual es la Independencia de mi patria […] He aquí lo que he sido, lo que soy y lo que seré, cubano antes que todo y enemigo del Gobierno que nos avasalla y oprime […]»(4)
El permiso, por supuesto, le fue denegado.

A CUBA, PERO A DESTIEMPO

La impaciencia corroía el espíritu de Bonachea. No pudo esperar mucho más, y en 1884 regresó a Jamaica y desde allí preparó su expedición a Cuba.
En noviembre dio por terminados los preparativos, y el 29 del propio mes salió con 14 cubanos más en el barco Roncador hacia la anhelada Patria. La expedición tenía como objetivo desembarcar por el centro de la Isla, por Palo Alto, entre Júcaro y el río Jatibonico, en el extremo occidental de Camagüey.
Lamentablemente, cada uno de sus pasos los conocía el Cónsul español en Jamaica, quien de inmediato informó de su salida.
El 2 de diciembre de 1884 llegó Bonachea a Bélic, Playa Las Coloradas, el lugar exacto por donde Fidel desembarcaría 72 años más tarde, incluso, un mismo día, para mayor casualidad.
Al siguiente día regresó a alta mar, pero fue apresado por el buque español La Caridad, que lo trasladó a Manzanillo y luego a Santiago de Cuba.
Sometido a Consejo de Guerra, el general de división santaclareño recibió, junto a otros cuatro de sus compañeros, la sanción de pena de muerte por fusilamiento.
Horas antes de morir, el 6 de marzo de 1885, José Ramón Leocadio Bonachea Hernández escribió su última carta, publicada 15 días después en el periódico independentista El Yara, de Cayo Hueso.
A sus amigos y hermanos del exilio les pidió se ocuparan de su esposa e hijos: «Yo muero tranquilo, con respecto al pan que necesitan mi señora y mis cuatro niños. Amigos caros, no olviden mi última recomendación, no olviden a esos pedazos de mi corazón, que quedan a cargo de ustedes.»
Y para su sufrida Cuba son estas palabras suyas: «[…] muero […] con la resignación y el valor que debe morir todo hombre digno y mucho más por lo que es.»(5)

REFERENCIAS

(1) En Ramón Leocadio Bonachea y la independencia de Cuba, de Raúl Rodríguez La O, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2007, p. 12.
(2) Obra citada, pp. 20 y 21.
(3) Obra citada, p. 49.
(4) Ibídem, pp. 33 y 34.
(5) Ibídem, pp. 75 y 76.

Feria del Libro rendirá homenaje al desaparecido escritor santaclareño Agustín de Rojas

Agustín de Rojas Anido

La gran librería que durante la Feria Internacional del Libro en Santa Clara abre sus puertas en el Salón Eco, frente al parque Leoncio Vidal, ha sido el sitio escogido para homenajear al recientemente desaparecido escritor villaclareño Agustín de Rojas Anido (1945-2011), con la presentación de Aire, un cuento de este autor considerado uno de los narradores más importantes de la ciencia ficción en Cuba.

Esta edición que ha estado a cargo de la editorial Capiro, con prólogo del escritor Rubén Artiles,  será presentada el jueves 23 de febrero, a las 4:00 de la tarde.

La gran librería, que desde la pasada Feria Internacional del Libro adoptó el nombre de René Batista Moreno, en recordación a la obra de este escritor villaclareño, mantendrá junto con la venta de libros una activa programación literaria que incluye conversatorios y presentación de diferentes títulos.

A la presentación de este nuevo libro del desaparecido escritor Agustín de Rojas asistirá su viuda y demás familiares junto a los escritores y amigos que en vida fecunda ganó esta voz imprescindible para la historia de la literatura insular.

Arístides Vega Chapú, divulgador del CPLL de Villa Clara