Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

René González: Que Cuba se llene de cintas amarillas el 12 de septiembre ( Alocución en Video y Videoclip)

3 septiembre 2013 7 Comentarios
René González. Foto de Archivo

René González. Foto de Archivo

Alocución de René González, Luchador antiterrorista y Héroe de la República de Cuba, en la TV el 3 de septiembre de 2013.

Queridos compatriotas:

Ante todo les pido excusas por irrumpir en este momento. Sé lo que significa este espacio para la familia cubana y les prometo que seré breve, pero es necesario que esta alocución llegue a la mayor audiencia posible.

Como se sabe, el próximo 12 de septiembre se cumplirán 15 años de nuestros arrestos. Todos los años se hace una jornada tanto nacional como internacional para demandar que se nos haga justicia, pero queremos que la jornada que se realizará este año entre el cinco de septiembre y el seis de octubre sea una jornada única, sea una jornada especial, protagonizada por ustedes.

Quince años en la vida de un ser humano es mucho tiempo. Los hijos crecen, se convierten en hombres, en adolescentes; familiares fallecen y no están más con nosotros; y parte de la población cubana ha nacido en estos quince años.

Yo cumplí mi sentencia íntegramente, pero tenemos que impedir que eso suceda con mis cuatro hermanos por todo lo que implica y, aunque es duro decirlo, tenemos que recordar que eso para Gerardo implica que si los designios del gobierno norteamericano se cumplen, él moriría en la cárcel.

Durante estos años hemos tenido como protagonista del cariño al pueblo cubano. Ese cariño se ha manifestado de todas las formas posibles en las cartas, en los mensajes, en los dibujos de los niños y ese cariño es el que queremos que sea en esta ocasión el protagonista de la jornada.

Yo he tenido ocasión de sentirlo, de vivirlo, de palparlo, de experimentarlo en las calles de Cuba, de todas las formas posibles y en cualquier punto geográfico de la Isla y ese es el cariño que le estamos pidiendo que se manifieste en esta ocasión, donde ustedes lo hagan de la forma en que quieran, con toda la diversidad que nos caracteriza como cubanos y en la mejor manera que cada cual considere en su aula, en su centro de trabajo, en su barrio, en su proyecto comunitario, que puede ser capaz de manifestarlo.

Para la jornada se están preparando iniciativas que serán anunciadas, pero creemos que lo más importante es que cada uno de ustedes se una a esas iniciativas a su manera, de la forma en que considere que puede hacerlo.

Yo solo tengo para el pueblo una exhortación personal, que requiere de una historia. Yo quiero que este 12 de septiembre en el país se produzca un terremoto: un terremoto hermoso, un terremoto de amor, un mensaje del pueblo cubano al pueblo norteamericano a través de un símbolo que para el norteamericano medio es un símbolo de amor, es un símbolo de cariño y es un símbolo que ellos lograrán entender en su idioma;  y ese símbolo es la cinta amarilla.

Quiero que el doce de septiembre el país se llene de cintas amarillas y que el visitante o el corresponsal extranjero que esté en la Isla no puedan ignorarlo. Que ese día la Isla de Cuba se sacuda y aparezcan cintas amarillas en los árboles, en los balcones, en las personas, como quiera que se les ocurra usarlas, en las mascotas, como ustedes lo decidan, que esas cintas amarillas llenen al país y que no pueda ser ignorado, que no pueda dejarse de reportar al mundo que el pueblo cubano está esperando por cuatro de sus hijos que están presos en Estados Unidos.

La cinta amarilla es un símbolo que ha entrado en la cultura del norteamericano, que se inició durante la Guerra Civil inglesa cuando las esposas de los combatientes los esperaban con cintas amarillas.

Luego fue transmitido a la Guerra Civil de los Estados Unidos y a través del tiempo con sus altas y sus bajas, ha ido cambiando de significación hasta que en los años setenta del siglo pasado una canción que hizo época la volvió a poner en la cultura norteamericana.

La canción es una hermosa historia de un preso que está al salir de la cárcel y que lo único que le pide a su prometida es que si aún lo ama, ponga una cinta amarilla en un árbol. A través de la letra, de la lírica de la canción, se va desarrollando la ansiedad de ese hombre que va a salir de la cárcel y su espera por saber si en el árbol va a estar la cinta amarilla y cuando él llega al lugar lo que ve en el árbol son cien cintas amarillas.

A partir de ese momento esa cinta se ha convertido en un símbolo para el norteamericano que espera a alguien en una misión en el exterior, que espera a un soldado, que espera a un ser querido y ese es el mensaje que queremos que ustedes le hagan llegar al pueblo norteamericano: que sepan que el pueblo cubano está esperando a cuatro de sus hijos. Que no es solamente la familia, que no es solamente quien los conoce personalmente, sino que hay un país, hay un pueblo que está esperando a cuatro de sus hijos injustamente encarcelados en los Estados Unidos.

Contamos con ustedes para eso, confiamos en ustedes. Queremos que sea una jornada distinta y también queremos que sea la última jornada y creo que este es el momento de traerlos a casa y para eso contamos con el apoyo de ustedes.

Muchas gracias.

(Transcripción Danay Portal/Cubadebate)

 

El deber de evitar una guerra en Corea

 

 

Hace unos días me referí a los grandes desafíos que hoy enfrenta la humanidad. La vida inteligente surgió en nuestro planeta hace alrededor de 200 mil años, salvo nuevos hallazgos que demuestren otra cosa.

No confundir la existencia de la vida inteligente con la existencia de la vida que, desde sus formas elementales en nuestro sistema solar, surgió hace millones de años.

Existe un número prácticamente infinito de formas de vida. En el trabajo sofisticado de los más eminentes científicos del mundo se concibió ya la idea de reproducir los sonidos que siguieron al Big Bang, la gran explosión que tuvo lugar hace más de 13.700 millones de años.

Sería esta introducción demasiado extensa si no fuese para explicar la gravedad de un hecho tan increíble y absurdo como es la situación creada en la península de Corea, en un área geográfica donde se agrupan casi 5 mil de los 7 mil millones de personas que en este momento habitan el planeta.

Se trata de uno de los más graves riesgos de guerra nuclear después de la Crisis de Octubre en 1962 en torno a Cuba, hace 50 años.

En el año 1950 se desató allí una guerra que costó millones de vidas. Hacía apenas 5 años que dos bombas atómicas habían estallado sobre las ciudades indefensas de Hiroshima y Nagasaki, las que en cuestión de minutos mataron e irradiaron a cientos de miles de personas.

En la península coreana el General Douglas MacArthur quiso emplear las armas atómicas contra la República Popular Democrática de Corea. Ni siquiera Harry Truman se lo permitió.

Según se afirma, la República Popular China perdió un millón de valientes soldados para impedir que un ejército enemigo se instalara en la frontera de ese país con su Patria. La URSS, por su parte, suministró armas, apoyo aéreo, ayuda tecnológica y económica.

Tuve el honor de conocer a Kim Il Sung, una figura histórica, notablemente valiente y revolucionaria.

Si allí estalla una guerra, los pueblos de ambas partes de la Península serán terriblemente sacrificados, sin beneficio para ninguno de ellos. La República Popular Democrática de Corea siempre fue amistosa con Cuba, como Cuba lo ha sido siempre y lo seguirá siendo con ella.

Ahora que ha demostrado sus avances técnicos y científicos, le recordamos sus deberes con los países que han sido sus grandes amigos, y no sería justo olvidar que tal guerra afectaría de modo especial a más del 70 % de la población del planeta.

Si allí estallara un conflicto de esa índole, el Gobierno de Barack Obama en su segundo mandato quedaría sepultado por un diluvio de imágenes que lo presentarían como el más siniestro personaje de la historia de Estados Unidos. El deber de evitarlo es también suyo y del pueblo de Estados Unidos.

Fidel Castro Ruz
Abril 4 de 2013
11 y 12 p.m.

Justicia por los Cinco

Gloria Martínez, coordinadora municipal del grupo de los Cinco hace una relatoría de los 14 años de injusto encierro. Al fondo la multimedia de su autoría. (Fotos: Narciso Fernández)

Un reclamo por los Cinco. Un llamado por el regreso a la Patria de Gerardo, Ramón, Fernando, Antonio y René hicieron este 5 de diciembre los vecinos que residen en el parquecito, entre edificios, ubicado en la calle Caridad y Bonifacio Martínez, devenido en verdadero acto de fe por hacer valer la justicia.

Organizado por las federadas del barrio, congregó a decenas de santaclareños, quienes acudieron a ratificar la voluntad de los cubanos del retorno de estos cinco hombres, tras 14 años de encierro en cárceles norteamericanas.

Los niños santaclareños reclaman el regreso de los Cinco.

Los niños pusieron el toque especial y mágico de la velada. Sus dibujos dedicados a los Cinco impactaron por su colorido visual y la profundidad de los mensajes. Una niña de apenas seis años recitó de memoria una poesía de su autoría y se empinó con orgullo sobre su corta estatura para pedir justicia. Mientras un dúo bailó en la acera colmada de gente la Bailarina Española, de nuestro José Martí.

Gloria Martínez, coordinadora del grupo santaclareño por el regreso de los Cinco mostró la multimedia de su autoría y disertó acerca de la causa. La también profesora insistió en la necesaria unidad en torno a ellos y en seguir reclamando ante el mundo y, principalmente ante el pueblo de los Estados Unidos, su pronto y definitivo retorno.

Emocionó a los presentes su lectura del monólogo escrito por Gerardo Hernández, uno de los Cinco y con dos cadenas perpetuas en su contra, donde describe minuto a minuto una jornada suya en la cárcel. Desde el de pie en horas bien tempranas de la mañana hasta la orden de acostarse, llegada casi la medianoche. Un verdadero canto a la esperanza y prueba de una férrea voluntad y confianza en las ideas que defiende.

A nombre de la mujeres federadas habló Merlin Suárez Rodríguez.

A nombre de la comunidad habló la federada Merlin Suárez Rodríguez y fueron reconocidas aquellas personas destacadas en sus respectivas profesiones y con una conducta ejemplar en el barrio.

Participó la secretaria municipal de la FMC, Oristela Torres Águila, y Gustavo Benítez Fumero, presidente del Gobierno en la ciudad, este último en su condición también de vecino.

Resultó una noche diferente. El esfuerzo de quienes lo organizaron dio sus frutos en un acto sencillo y, sobre todo, útil. Los niños y niñas aprendieron de los Cinco y todos los presentes quedaron admirados de su entereza de hombres y patriotas.

Al final, quedó ratificada la voluntad expresa de todo un pueblo de que volverán, tal y como expresó hace más de una década el compañero Fidel.

La niña de seis años Lorena Fuentes Santos recitó una poesía suya por el regreso de los Cinco.
La Bailarina Española de José Martí, interpretada por niñas del barrio.

“Obama puede indultar a los Cinco” afirmó Alarcón a Europa Press

 

 

El titular del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón, afirma que el mandatario estadounidense, Barack Obama, cuenta con los argumentos suficientes para indultar a los cinco cubanos condenados a altísimas penas en Estados Unidos, considerando que tanto la jueza encargada del caso como el fiscal general reconocieron que hubo irregularidades durante el proceso judicial.

“Lo que estamos pidiendo a Obama es poco”, ha asegurado Alarcón en una entrevista a Europa Press en Madrid, al destacar que “los argumentos” sobre los errores cometidos durante el juicio “no los da Cuba, sino las propias instancias norteamericanas”.

El grupo de ‘los cinco’ está conformado por Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González Llort. Todos ellos fueron detenidos por el FBI el 12 de septiembre de 1998 en Estados Unidos, donde han sido acusados –entre otros delitos– de “conspiración para cometer espionaje” a favor del gobierno de Cuba.

Actualmente cumplen condenas que van desde los 18 años de cárcel hasta la prisión perpetua.  Desde entonces, Cuba ha emprendido una batalla legal para lograr la excarcelación de estos hombres a los que considera “héroes” y “presos políticos”.

El argumento de La Habana es que ‘los cinco’ estaban infiltrados en organizaciones disidentes para descubrir los atentados que tenían previsto activar contra la isla y desmienten la versión de que su objetivo era espiar al Gobierno de Washington.

Sólo uno de ellos, René González, ha sido excarcelado pero deberá permanecer en Estados Unidos hasta el año 2014 bajo el régimen de libertad supervisada. Cuba está agotando ahora la vía del procedimiento extraordinario mediante la solicitud de los habeas corpus, que son los últimos recursos legales que tiene a su disposición, ha confirmado el titular del parlamento.

Alarcón ha recordado que la jueza Joan Lenard, que llevó el caso de ‘los cinco’, “varias veces se quejó de la conducta de los periodistas en la sede del tribunal, varias veces dijo que el jurado se sentía atemorizado por los periodistas, que tenían miedo”.

Por este motivo, los habeas corpus se fundamentan en el hecho de que la prensa incidió en el juicio que se llevó a cabo en Miami.  “Si la misma jueza reconoce que hay un ambiente de ilegalidad y amenazas, ¿cómo no pide que se anule ese juicio?”, se ha preguntado.

En este contexto, el fiscal general de Estados Unidos durante el Gobierno de George W. Bush, Alberto González, pidió que se retirara a Gerardo Hernández el cargo de conspiración para cometer asesinato, por su supuesta participación en el derribo de dos avionetas de la organización de extrema derecha Hermanos al Rescate.

Asimismo, la Corte de Apelaciones de Atlanta “declaró nulo y sin valor el juicio” contra ‘los cinco’ alegando que se realizó en un “ambiente de hostilidad creado por los medios”, sin embargo, destaca Alarcón, en ese momento no se sabía que esa “tormenta perfecta” había sido “financiada con el presupuesto federal”.

“Tomando en cuenta todo esto, Obama puede pedir que se vayan a sus casas” mediante un indulto, ha insistido. “Debería hacerlo pero el problema está en crear las condiciones que hagan que para él (Obama) sea lo más conveniente hacerlo y parte de eso es continuar con la batalla legal” para poner en evidencia las irregularidades, ha destacado el jefe del Parlamento.

Los “argumentos” con los que cuenta el mandatario estadounidense para indultar a ‘los cinco’ “no los da Cuba, sino las propias instancias norteamericanas”, ha reiterado Alarcón, uno de los hombres fuertes del Gobierno de Raúl Castro.

En caso contrario, Cuba debe esperar por la decisión del Supremo en torno a los recursos introducidos por vía del procedimiento extraordinario, pero Alarcón ha admitido que “las expectativas no son tan prometedoras” porque “es muy raro que un acusado haya logrado ganar un habeas corpus” en Estados Unidos.

ERRORES DE LA DEFENSA

Alarcón ha reconocido que en el momento del juicio –que se celebró entre los años 2000 y 2001– la defensa cometió algunos errores porque “no pidió la anulación del juicio” una vez que la propia jueza Lenard de quejó del comportamiento de los periodistas frente al jurado que condenó a ‘los cinco’.

Ahora, lo que Cuba pide es que se “entregue la documentación completa de quiénes eran los periodistas, cuánto les pagaban (las autoridades de Estados Unidos) y que convoque ante el tribunal a las personas vinculadas a los medios de prensa de Miami” que serían unas 80, ha precisado.

La mayor preocupación para el Gobierno de Castro es el caso de Gerardo Hernández, quien “no fue defendido de una manera eficaz” porque “el abogado” de oficio que se le asignó “cometió varios errores fundamentales”, lo cual Alarcón comprende porque se trata de un caso “muy complicado y muy complejo”.

“El error fundamental fue el enfoque” porque el abogado “debió haber solicitado que Gerardo fuese juzgado por separado por conspiración para cometer asesinato en primer grado” que es el cargo relacionado con su supuesta implicación en el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate en 1996, ha precisado.

El cargo de “conspiración para cometer asesinato en primer grado”, ha explicado, fue agregado siete meses después de que comenzara el juicio y se “mezcló” con el caso de los otros cuatro, lo cual le limitaba en muchos aspectos de su defensa.

Todo esto se hizo “después de que en la prensa de Miami se reportaran reuniones del jefe del FBI con jefes antirrevolucionarios y de Hermanos al Rescate que le pedían que agregara ese cargo”, ha afirmado.  Sin embargo, recuerda Alarcón, “la propia Fiscalía (en Estados Unidos) en mayo de 2001 reconoció que no había podido probar ese cargo” contra Hernández, en consecuencia, “es una acusación absurda porque ni Gerardo es piloto ni trabaja en la Fuerza Aérea Cubana ni estaba en La Habana”.

Las avionetas de Hermanos al Rescate fueron derribadas en el año 1996. La discusión se centra en el lugar de los hechos y en la ayuda que habría proporcionado Gerardo. Cuba ha mostrado pruebas de que todo ocurrió en su espacio aéreo, pero Estados Unidos alega que fue en una zona internacional, lo cual no ha podido probar porque “se niega a entregar las imágenes” del satélite.

“La única condición que yo puedo sacar que ellos saben que el incidente ocurrió dentro del espacio cubano y por tanto nada de esto tiene sentido”, ha aseverado.  Por otra parte, La Habana ha insistido en que Gerardo Hernández nunca les proporcionó información acerca del sobrevuelo irregular que hicieron las aeronaves.

“Es imposible una relación de él con eso y eso lo dice la Fiscalía cuando pide retirar ese cargo”, pero Gerardo “fue condenado por algo de lo que no era acusado y encima de eso le impusieron la pena máxima”, la cadena perpetua.

El hecho de que Gerardo Hernández –quien era considerado el jefe de la supuesta red de espionaje– fuese acusado de conspiración para cometer asesinato, perjudicó a sus cuatro compañeros porque eso suponía que “trabajaban bajos las órdenes de un asesino”, aunque ellos no habían sido imputados por ese delito.

(Tomado de Europa Press)

Rafael Correa a Asssange: “Quiero y admiro muchísimo al pueblo norteamericano”

  • El presidente de Ecuador, Rafael Correa, concede una entrevista al fundador de WikiLeaks, Julian Assange; el mandatario alaba al pueblo estadounidense, pero defiende la soberanía de su país

    MOSCÚ, Rusia, mayo 22, 2012.- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, negó este martes que sea un dirigente “antiestadounidense” en una entrevista con el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, para el canal de la televisión rusa en inglés RT (Rusia Today).

    “Lo último que sería es antiestadounidense, pero siempre voy a llamar las cosas por su nombre y si hay políticas internacionales perniciosas con mi país y para nuestra América, las denunciaré frontalmente”, afirmó Correa durante una videoconferencia desde Quito.

    Correa, que respondió en español a las preguntas de Assange para el programa “The World Tomorrow”, añadió: “Jamás permitiré que se afecte la soberanía de mi país”.

    “La relación (con Estados Unidos) siempre ha sido de mucha amistad, mucho cariño, pero en un marco de mucho respeto y soberanía. Personalmente yo viví cuatro años en Estados Unidos. Quiero y admiro muchísimo al pueblo de Estados Unidos”, dijo Correa a Assange, quien, a su vez, se encuentra en Londres.

    No obstante, denunció que “unidades enteras claves de la policía estaban absolutamente financiadas por la embajada de Estados Unidos” y sus “directores eran seleccionados por el embajador de Estados Unidos y pagados por Estados Unidos”.

    “Una de las causas del malestar policial es que nosotros cortamos toda la financiación de la embajada de Estados Unidos a la policía. Cortamos todo eso y algunos aún añoran esas épocas, pero nunca volverán a nuestro país”, subrayó.

    Además, justificó la expulsión de la embajadora de Estados Unidos: “Era una mujer totalmente adversaria a nuestro Gobierno. Una mujer de extrema derecha que se quedó en el marco de la Guerra Fría en los años 60”.

    Assange preguntó al mandatario ecuatoriano si aceptaría en su país una base extranjera, tras cerrar la que Estados Unidos tenía en territorio del país latinoamericano.

    “No hay ningún problema en tener una base norteamericana en Ecuador. Perfecto, podemos dar permiso para que instalen esa base siempre y cuando nos den permiso para instalar una base militar ecuatoriana en Miami. Si no hay ningún problema, van a aceptar”, apuntó.

    Además, defendió la creciente presencia de China tanto en Ecuador como en América Latina en el ámbito comercial e inversor.

    “Cuando el 60 por ciento de nuestro comercio y gran parte de nuestras inversiones estaban concentradas en Estados Unidos y no nos daba 20 centavos de financiación para el desarrollo, no había problema. Ahora somos el país que recibe más financiación china en la región. Como los chinos no son altos y colorados, son unos demonios y ya es un problema. Ya basta”, resaltó.

    Correa insistió en que Ecuador “ha diversificado sus fuentes de financiación” y recibe también inversiones procedentes de Rusia y Brasil.

    Assange, que está bajo arresto domiciliario en Inglaterra a la espera de que se resuelva su recurso contra la extradición a Suecia en el Tribunal Supremo, tiene un programa en el citado canal ruso, y en su primera edición entrevistó al líder del grupo chiíta libanés Hezbolá, Hasan Nasralá.

  • Tomado de Noticiero Televisa

 

¿Máximo Gómez izó la bandera cubana el 20 de mayo de 1902?

Por Jorge Oller Oller

Máximo Gómez izando la bandera cubana después del ceremonial del inicio de la República en 1902 instantánea que motivo la polémica. Foto: Gómez de la Carrera. 

El martes 20 de mayo de 1902, a las doce del día, nació la República de Cuba. Los fotógrafos de prensa cubanos y de otros países captaron miles de imágenes de aquellos momentos, entre ellas una que el fotógrafo José Gómez de la Carrera le hizo al General Máximo Gómez izando la bandera cubana teniendo a su lado al General Leonardo Wood.

Medio siglo después esa fotografía provocó una gran polémica histórica motivada por unas memorias publicadas por el periodista Enrique H. Moreno en la edición especial de la revista Bohemia dedicada al Cincuentenario de la República de Cuba.

En su escrito Moreno recordaba que “breves instantes después [de las doce del día] comenzó una salva de 21 cañonazos disparados por la batería situada frente al Templete, se oían los acordes de los himnos Americano y el de Bayamo y la multitud que colmaba parte de la Plaza de Armas y las calles y las aceras inmediatas prorrumpía en vítores y exclamaciones. ¿Qué veía aquella inmensa concurrencia que así se agitaba?

“Era que contemplaban como descendía lenta y gallardamente del mástil emplazado en la azotea del Palacio junto a su gran reloj la bandera americana y a su vez subía hasta el tope, la bandera de la República de Cuba, consagrando el final de la ceremonia.

Los sargentos E.J. Kelly y Frank Wundrock que tuvieron a su cargo el cambio de banderas. 

“Cuando yo me dirigí [continúa Moreno en su relato]  atraído por el vocerío de la calle al tercer balcón del salón para inquirir que sucedía, vi a dos militares americanos, cabos o sargentos, tirando de una driza y llevaban, desde arriba una bandera americana. Deduje que había estado en lo alto del Palacio y comprendí que la causa de tanto alborozo en aquella inmensa muchedumbre, la originaba ver izar la bandera cubana, al arriarse la americana, inquirí sus nombres. Yo le comunique a mis compañeros y en todos los periódicos del 21 de mayo se dijo que habían sido ellos, los encargados del cambio de las banderas.

“Más la verdad no había sido esa y yo lo supe por el testigo más excepcional que podía ofrecer al investigador y ahora romperé un secreto que juramos mantener los seis periodistas que hicimos el 20 de mayo los informes de Palacio. Estos seis periodistas eran: Guillermo Valdés Portela del diario La Discusión, Felipe Taboada de La Lucha, Federico Rosainz de El Comercio, Juan Dardet de la Unión Española, Víctor Muñoz de El Mundo y el que escribe estas memorias [Enrique H. Moreno de El Nuevo País].

“Temprano en la mañana del día 21, llegó al salón de Reporters de Palacio, el fotógrafo Gómez de la Carrera, que había sido el fotógrafo oficial del Gobierno Interventor y me llamó aparte afectuosamente. Él era mi amigo hacía muchos años aunque nuestras edades eran distintas, y ya solos en el amplio portal que da paso al zaguán del patio del Palacio me dijo: Qué malos son los periodistas cubanos… ¿Quién arrió la bandera americana?, ¿Quién izó la cubana?… Y me mostró una fotografía en que aparecen los generales Wood y Máximo Gómez en la azotea del Palacio. La actitud de ambos generales, situados detrás del gran reloj de la azotea, cerca del asta de la bandera,  Wood, en atención, Máximo Gómez  tirando de la driza y la bandera cubana, casi llegando al tope, me hicieron comprender el error padecido por los periodistas cubanos, al citar a los militares americanos como los que habían actuado en el cambio de banderas.

“Yo referí el hecho singular a mis compañeros y convinimos en silenciar la rectificación que Gómez de la Carrera hiciera con prueba concluyente y así permaneció oculta la verdad histórica.  Al extremo que el Dr. Rafael Martínez Ortiz, que fuera Secretario de Estado, en su libro  muy interesante, Los primero años de la República, consigna, seguramente tomados de los periódicos de la fecha, los nombres de los sargentos Kelly y Wundrock como los protagonistas de la arriada y ascensión de ambas enseñas de Estados Unidos y Cuba el 20 de Mayo de 1902 en la sede de la Gobernación de Cuba.”

La publicación de este episodio provocó de inmediato una gran polémica que envolvió a historiadores, investigadores y periodistas. No se encontró en los periódicos cubanos ni extranjeros de aquellos días, ni en los libros publicados, ni en ninguna otra fuente que  confirmara  el artículo de Moreno basado en la fotografía que le mostró y la explicación que le hizo Gómez de la Carrera.

Tanto los historiadores Emilio Roig de Leuchsenring, en la revista Carteles, como Jorge Quintana, en Bohemia, demostraron sin lugar a dudas que los sargentos E. J. Kelly y Frank Vondrak del Séptimo Regimiento de Caballería fueron los que arriaron la enseña norteamericana e izaron la cubana inmediatamente después de la firma oficial del traspaso de poderes. El propio Gómez de la Carrera retrató a estos militares y los publicó en El Fígaro junto con otras fotografías de la ceremonia que él hizo.

Lo que sucedió fue que después de concluir la ceremonia oficial, el Generalísimo Máximo Gómez subió a la azotea acompañado del Gobernador Leonardo Wood para bajar del asta del Palacio la bandera cubana de gala que se había izado durante la ceremonia y obsequiarla como recuerdo al gobierno de los Estados Unidos, colocando otra en su lugar. Aunque todo quedó aclarado, no se conocía el motivo que había tenido el fotógrafo Gómez de la Carrera para despistar a su amigo Enrique H. Moreno.

El profesor de fotograbado de la Escuela Profesional de Periodismo Márquez Sterling Julio Lagomasino nos comentó en una de las clases de junio de 1952, que él había sido uno de los fotógrafos que se encontraba en la ceremonia oficial del nacimiento de la República junto con Guillermo Blaín, el fotógrafo preferido del presidente Tomás Estrada Palma; Francisco Cabrera, de La Caricatura; S. Gelabert, corresponsal de la revista Blanco y Negro; Juan Francisco Steegers de La Lucha; Federico Gibert de La Discusión; Néstor Maceo y Ramón Carreras que representaban a revistas extranjeras; José Gómez de la Carrera, fotógrafo oficial del  Gobierno interventor norteamericano y corresponsales de distintos diarios y revistas norteamericanos.

Los fotógrafos, continuó diciéndonos Lagomasino,  estábamos en un extremo del Salón y desde allí retratamos a Estrada Palma, Leonardo Wood, Máximo Gómez, militares yanquis y congresistas cubanos que posaban muy contentos ante las cámaras. A las doce del día  comenzó la ceremonia oficial con los discursos del interventor saliente y del Presidente cubano. Inmediatamente después rubricaron  los protocolos del cambio de poderes, mientras que la banda militar interpretaba los himnos de Estados Unidos y de Cuba y los dos sargentos del Ejército norteamericano efectuaban el  cambio de la bandera norteamericana por la cubana en la azotea. Como todo se produjo simultáneamente ninguno de los fotógrafos que estábamos en el salón  pudimos hacer las fotos de la azotea. Estaba previsto que otros las tomaran.

Al terminar el ceremonial el General Wood  le indicó a Gómez de la Carrera, que lo siguiera y junto con el Generalísimo subieron a la azotea. Los sargentos norteamericanos estaban esperando y a una orden de Wood  arriaron la gran bandera cubana y colocaron en su lugar otra más pequeña que el General Gómez se encargó de izarla. Mientras lo hacia posaron para el fotógrafo. También tomo la foto de los sargentos. La gran bandera cubana, como se ha dicho, fue obsequiada al Gobernante norteamericano Wood como recuerdo de ese memorable día.

Gómez de la Carrera bajó gozoso, el privilegio de ser el fotógrafo de Wood le había permitido obtener una fotografía única y se encontró con sus compañeros Lagomasino y Steegers a quienes les dijo burlonamente: – Los encargados del protocolo han dado a la prensa los nombres de los dos sargentos que arriaron e izaron las banderas. Pero ¿Qué pasaría si yo les dijera  a los periodistas que no fueron esos soldados los que cambiaron las banderas sino los Generales Wood y Gómez?, ¿Qué cara pondrían? y yo tengo una foto que lo puede “demostrar”. Lagomasino y Steegers se rieron pero no se imaginaron que al día siguiente le gastaría esa broma a su amigo.

Moreno, pensando que era verdad, lo comentó a sus compañeros. Estaba apenado porque él había dado el nombre de los sargentos y la información que había salido publicada en los diarios habaneros. Pero sus colegas lo tranquilizaron y conviniendo en dejarlo así, a fin de cuentas los periodistas extranjeros publicaron lo mismo que los cubanos y nadie lo puso en duda. Pasaron los años,  Gómez de la Carrera murió en 1908 y ninguno de aquellos periodistas tuvo en cuenta ni recordaron la ocurrencia del fotógrafo.

Al cumplirse el cincuentenario de la República, Moreno, que era una persona muy honesta, no podía seguir cargando con el peso de ese secreto y publicó la foto y lo que le había dicho el fotógrafo en aquella ocasión. Como no se había percatado que era una broma, creo esa confusión.

GÓMEZ DE LA CARRERA

El fotógrafo José Gómez de la Carrera. 

El fotógrafo José Gómez de la Carrera era español. De muy joven viajó a los Estados Unidos donde aprendió fotografía. Obtuvo la ciudadanía norteamericana y hablaba con soltura el inglés. Se estableció en La Habana en 1885 en el 2º piso de la calle O’Reilly nº 63. Colaboró en La Caricatura  (1888-1892), La Lucha (1892-1895), El Fígaro (1895-1903), La Discusión (1898-1903), Cuba y América (1904-1906) y en numerosas publicaciones extranjeras.

Fue el  introductor de la instantánea en Cuba y el corresponsal de guerra más activo durante la Guerra de Independencia. Por su condición de ciudadano norteamericano pudo retratar tanto los campamentos cubanos como los españoles. Recogió con gran maestría una importante documentación gráfica de la campaña militar.

También fue el fotógrafo oficial de la Comisión norteamericana que investigó el hundimiento del acorazado Maine y del Gobierno interventor. Recorrió la Isla con el profesor Carlos de la Torre para ilustrar los libros de Historia y Geografía  que  este sabio publicó en los primeros años de la República.

El 20 de septiembre de 1903 publicó las últimas fotografías para la revista El Fígaro. Las captó en la estación de ferrocarril de Villanueva cuando se disponía a viajar con el presidente Estrada Palma a Camagüey. Momentos antes había retratado el tren, tres vistas interiores del vagón del primer magistrado, una del frente de la estación, otra del alcalde de La Habana O’Farrill y la última con el embajador norteamericano Squiers frente al edificio. Cuando tenía preparada su cámara en el andén para el arribo de Estrada Palma llegó su colega Rabel B. Santa Coloma, quien también colaboraba en la revista. Como tenían graves desavenencias por celos profesionales, surgió una fuerte discusión que terminó en riña. Los separaron. Santa Coloma, joven, deportista e impetuoso, magulló a su rival y le destrozó la cámara. Ninguno de los dos viajó con el Presidente. Gómez de la Carrera no encontró el apoyo que suponía tener en la dirección de El Fígaro donde había colaborado eficazmente durante más de diez años, sobre todo durante la guerra donde sus fotografías llenaron las páginas de la revista cubriéndolo de fama. Lastimado en su dignidad no volvió a colaborar con El Fígaro y se dedicó a retratar banquetes y fiestas sociales.

En 1904, Ramiro Guerra lo designó jefe de  fotografía de la revista Cuba y América. En 1906, ya enfermo, se retiró a su estudio donde falleció dos años después.

Fuentes:

Enrique H. Moreno (Testigo presencial) “Mi 20 de Mayo de 1902”, Bohemia, 18 de mayo de 1952, pp. 129 y 130.

Julio Lagomasino  comentando el artículo de Moreno con alumnos de fotografía  de la Escuela de Periodismo Manuel Márquez Sterling en junio de 1952.

Rafael Pegudo.  El Cincuentenario de la Asociación de Reporters de La Habana, “El Reportaje Gráfico en Cuba” p. 315.

Bohemia 25 de mayo y Carteles 29 de mayo de 1952.

Revista El Fígaro del 1o. de junio de 1902.

De Grandes momentos del fotorreportaje cubano, en Cubaperiodistas. Tomado de Verbiclara.

Fidel: Cuba no sufre los males de las drogas

Un despacho de  la principal agencia de noticias norteamericana AP, fechado hoy en Monterrey, México, lo explica con irrefutable claridad. No es el primero, ni será sin duda el último, sobre una realidad que echa por tierra la montaña de mentiras con que Estados Unidos pretende justificar el destino inhumano que reserva a los pueblos de Nuestra América.

¿Qué narra el despacho?

“MONTERREY, México (AP)   Cuarenta y nueve cadáveres decapitados y mutilados fueron hallados en un charco de sangre abandonados en una carretera que conecta el norte de la metrópoli mexicana de Monterrey con la frontera de Estados Unidos, en lo que parece ser el golpe más reciente de una escalada de la guerra de intimidación entre bandas de narcotraficantes.

“Los cadáveres de 43 hombres y 6 mujeres fueron encontrados a las 4 de la mañana del domingo cerca del poblado de San Juan, en una carretera que no cobra peaje y que conduce a la ciudad fronteriza de Reynosa. En el arco de piedra que recibe a los visitantes al pueblo alguien escribió con aerosol la leyenda ‘100% Zeta’.”

“El vocero de seguridad del gobierno del estado norteño de Nuevo León, Jorge Domene, dijo en conferencia de prensa que junto a los cuerpos en descomposición se encontró una ‘narcomanta’, en la que el grupo de Los Zetas se atribuyó la matanza.

“Los cuerpos podrían haber tenido hasta 48 horas sin vida, por lo que las autoridades creen que no fueron asesinados en el sitio. ‘Ninguno tiene cabeza y fueron mutilados de sus extremidades inferiores y superiores, lo que complica la identificación’, dijo el funcionario.”

“El procurador del estado, Adrián de la Garza, dijo que no existe denuncia de desaparecidos en los últimos días, por lo que podría tratarse de gente de otros estados mexicanos o incluso migrantes centroamericanos que buscaban dirigirse a Estados Unidos.”

“Los Carteles mexicanos de la droga han estado librando una guerra cada vez más sangrienta para controlar las rutas de contrabando, así como el mercado local de drogas y la extorsión, cuyas víctimas incluyen a los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

“En lo que va de mayo, 18 cuerpos fueron encontrados en una zona turística cerca de Guadalajara; 23 cadáveres aparecieron decapitados o colgados de un puente en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, donde la violencia entre los Carteles ha escalado. Este año han aparecido cuerpos en los estados de Veracruz, Guerrero, Morelos, Jalisco, Tamaulipas y Nuevo León.”

“Afirmó que no existen pistas de que la nueva ola de violencia tenga relación con las elecciones presidenciales que se celebrarán en julio. ‘Es la dinámica de la guerra entre Carteles’, dijo.”

Por su parte el portal de Internet BBC Mundo, informa que:

“Las escenas de cuerpos decapitados y mutilados en Nuevo León, donde 49 cuerpos fueron arrojados a la carretera este domingo, sacudieron a muchos por la extrema barbarie exhibida por los asesinos. Incluso en México, que después de cinco años de intensa guerra entre cárteles parecía haberlo visto todo.”

No pocos de los países de Nuestra América están afectados por estos problemas.

En nuestra Patria, los problemas que aquí se relatan, no existen; ¿será por eso que el imperio trata de rendirla por hambre y hostilidad? Medio siglo no ha sido suficiente, y dudo mucho que el imperio disponga de otro medio siglo antes de que, más temprano que tarde, se hunda en su propio fango.

Fidel Castro Ruz

Mayo 14  de 2012

4 y 36 p.m.

Ricardo Alarcón: Reforma migratoria radical en los próximos meses

Cuba pondrá en marcha “una reforma migratoria radical y profunda en los próximos meses” que eliminará restricciones que han tenido durante décadas los cubanos para viajar al exterior, anunció este viernes el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón.

“Uno de los temas que estamos debatiendo actualmente al más alto nivel del Estado concierne la cuestión migratoria. Vamos a proceder a una reforma migratoria radical y profunda en los próximos meses con el fin de eliminar este tipo de restricción”, dijo Alarcón a un medio digital, sin dar detalles sobre su alcance.

“La cuestión migratoria (…) siempre se ha usado como un arma de desestabilización contra Cuba desde 1959 y como un elemento de distorsión de la realidad cubana”, dijo Alarcón en una entrevista publicada en el sitio digital Rebelión.

Desde hace medio siglo existen restricciones para viajar, pero miles de cubanos emigran ilegalmente cada año, a veces en peligrosas travesías en el mar en precarias embarcaciones. Desde 1966, los cubanos tienen derecho a residencia automática al llegar a Estados Unidos, que además otorga anualmente en La Habana unas 20.000 visas a emigrantes.

Para viajar al exterior, los cubanos requieren un permiso de salida que, a un costo de 150 dólares, se otorga por 30 días prorrogable 10 veces, luego de lo cual debe regresar o pierden el derecho a residir en su país.

Alarcón señaló que “existe también otra explicación a esas restricciones: la necesidad de proteger nuestro capital humano. La formación de médicos, técnicos, profesores, etc., cuesta muy caro al Estado cubano y Estados Unidos lo hace todo para privarnos de estas riquezas humanas”.

Además de los que se van en forma ilegal, más de 30.000 cubanos emigran legalmente cada año.

Alarcón dijo que la reforma favorecerá también a los cubanos emigrados –que necesitan un permiso de ingreso–, quienes no tienen ahora el mismo “perfil” que los que se marcharon en los primeros años del régimen comunista.

Afirmó que “desde entonces otros cubanos emigraron a Estados Unidos y no presentan el mismo perfil que el exilio histórico. Se trata ahora de una emigración económica cuyo interés fundamental es mantener un vínculo pacífico con su país de origen”.

“Las cosas han cambiado mucho (…). Cerca de medio millón de cubanos instalados fuera de nuestras fronteras nos visitan cada año. La inmensa mayoría de la emigración cubana tiene una relación normal con su patria de origen”, dijo.

 

Verdades sobre el bloqueo a Cuba por Estados Unidos

Entrevista de Fernando Ravsberg a Johana Tablada, subdirectora de América del Norte de la cancillería de Cuba.

Johana Tablada, Subdirectora de la Dirección de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, nos concedió una entrevista para hablar sobre el Embargo Económico de los EEUU contra Cuba, que acaba de cumplir sus 50 años y una decena de presidentes.

P: Uno de los argumentos que manejan los defensores del Embargo es que este es una excusa del gobierno cubano para adosarle todos sus desaciertos.

R: Si es una excusa pues que levanten el bloqueo, por qué no lo levantan y dejamos que la vida diga dónde está la verdad?. No lo quitan porque de esa manera nos presionan, nos persiguen y después nos evalúan para decir miren que mal les va. Así ha sido durante 50 años.

P: Cuáles son los principales daños que ha provocado el Embargo?

R: No nos alcanzaría el día para hablar de todo pero si hay que resumirlo lo esencial es que le ha impedido a Cuba desarrollarse a su máxima capacidad. Nos impide tener relaciones con los estadounidense y tampoco nos permite interactuar con el resto mundo en condiciones normales. Porque el bloqueo tiene una dimensión extraterritorial presionando a terceros países con el fin de hacer colapsar al sistema cubano para imponer otro de su agrado.

Los barcos que tocan puerto en Cuba tienen prohibido entrar en Estados Unidos por ciento ochenta días.

P: Pero Uds. comercian con todos los países del mundo?

R: La verdad es que no podemos comerciar con todos. Ningún artículo con más de un 10% de componentes cubanos puede entrar a los EEUU, así que si una empresa japonesa quiere usar nuestro níquel después no podría exportar el producto a los EEUU.

Además nos prohíben comprar, en ningún lugar del mundo, productos con más de un 10% de productos norteamericanos, el bloqueo lo impide y castiga  a cualquier empresa que lo viole.
Los barcos que tocan puertos cubanos tienen prohibidos entrar a EEUU por 180 días.
Los barcos que tocan puertos cubanos tienen prohibidos entrar a EE.UU. por 180 días.

Nos pasa en las transacciones financieras, no podemos abrir cuentas en bancos si sus operaciones transcurren en un banco corresponsal en EEUU y con la globalización es muy difícil operar con esos controles.

Todos los buques que toquen puertos cubanos tienen 180 días de penalización para entrar a los EEUU. ¿Quién va a aceptar venir al Caribe con la prohibición de tocar después los puertos más importantes de la zona?

Incluso hay leyes de EE.UU. que penalizan la inversión extranjera en Cuba, la castigan…

P: A quién le han aplicado esos castigos?

R: Dos ejemplos, a los ejecutivos de la empresa canadiense Sherrit les negaron las visas de EEUU desde que invirtieron en el níquel cubano y la compañía española Sol Meliá tuvo que escoger entre mantener sus negocios en La Florida o sus inversiones en Cuba.

P: Todo esto parece contradictorio con la política de venderles alimentos.

R: No hay una “política”, es solo una ventana en el bloqueo producto de una fuerte campaña del lobby agrícola de EEUU, aliado con organizaciones humanitarias que consideran una crueldad negar medicinas y alimentos.

Ni siquiera se le puede llamar comercio, nosotros no les podemos vender nada, es muy restringido y se realizan en condiciones comercialmente anacrónicas y poco ventajosas, no hay crédito, se paga por adelantado y al contado.

P: El lobby petrolero es más poderoso que el agrícola, la aparición de crudo en aguas cubanas abrirá una ventana más grande?

R: Aun no lo sabemos pero cada vez es mayor el consenso entre los estadounidenses para que se permitan los viajes, se restablezcan las relaciones y también para que se autorice a las petroleras participar en el programa petrolero cubano. Cuba no mantiene ninguna discriminación contra las compañías norteamericanas.

P: Obama autorizó los viajes de los cubanoamericanos y eliminó las restricciones para el envío de dinero. Ahora los funcionarios de EEUU se quejan porque Cuba no respondió con otros gestos?

R: Nosotros dijimos públicamente que estamos abiertos a un dialogo sin condiciones y en el 2009 le presentamos a EEUU un proyecto de agenda con 7 temas. Incluimos el bloqueo pero también temas menos sensibles de interés común, un proyecto de acuerdo migratorio, restablecimiento del correo postal directo, un acuerdo para la lucha contra el narcotráfico, la cooperación en desastres naturales y el acercamiento de nuestras comunidades científicas. Nunca nos respondieron.

P: No es demasiado pedirle a Obama que levante el Embargo, cuando solo puede hacerlo el Congreso?.

El Bloqueo afecta a todos los sectores de la sociedad.

R: El bloqueo es un andamiaje de sanciones muy complejo y no todo está codificado por el Congreso. Además en casi todas esas restricciones existe un acápite que dice que puede no aplicarse si fuera de Interés Nacional o si el presidente dispone lo contrario. El presidente de los EEUU dispone de una larga lista de prerrogativas para permitir una mayor flexibilidad en temas como las medicinas, así los niños cubanos tendrían acceso a medicamentos, antibióticos, equipos y artefactos que dificultan algunos procedimientos quirúrgicos.

P: Una de las razones del Embargo es porque Cuba no paga a las empresas de EEUU que nacionalizaron en 1959, es cierto eso?

R: Los norteamericanos no fueron los únicos, por lo menos otros 15 países –Suiza, Alemania, España- tuvieron propiedades nacionalizadas. Todos los demás han sido compensados y muchas de esas compañías están de nuevo en Cuba. EEUU fue el único que renunció a aceptar el acuerdo de compensación, le parecía más atractiva la invasión que planeaba por Playa Girón (Bahía de Cochinos).

P: Que perspectivas ves en el futuro?

R: La mayoría de los norteamericanos desearían tener una buena relación con Cuba. Para muchos de ellos, igual que para muchos cubanos, la idea de trabajar en conjunto por un proyecto de justicia social sigue siendo más atractiva que la idea de luchar para colarse en ¨el famoso 1%¨. Cuba siendo un país pobre y bloqueado demostró que es posible construir una sociedad en la que todos los niños tienen un lugar donde dormir y van a la escuela, lo que para muchos en el mundo representa un milagro. Solo por eso Cuba merece que el bloqueo desaparezca.
(Cubaminrex- Dirección de América del Norte)

http://www.cubaminrex.cu/Actualidad/2012/Febrero/entrevista.html

Fidel Castro: La genialidad de Chávez

Otra Reflexión del compañero Fidel Castro, en la cual el dirigente histórico de la Revolución Cubana destaca las cualidades del presidente de Venezuela Hugo Chávez, que califica de genialidades; al tiempo que reconoce la voluntad del estadista bolivariano y sus gestiones en función de la paz en Colombia.

A continuación ,e texto íntegro de la reflexión con el título La genialidad de Chávez

El presidente Chávez presentó ante el Parlamento de Venezuela su informe sobre la actividad realizada en 2011 y el programa a ejecutar en el año actual. Después de cumplir rigurosamente las formalidades que demanda esa importante actividad, habló en la Asamblea a las autoridades oficiales del Estado, a los parlamentarios de todos los partidos, y a los simpatizantes y adversarios que el país reúne en su acto más solemne.

El líder bolivariano fue amable y respetuoso con todos los presentes como es habitual en él. Si alguno le solicitaba el uso de la palabra para alguna aclaración, le concedía de inmediato esa posibilidad. Cuando una parlamentaria, que lo había saludado amablemente igual que otros adversarios, solicitó hablar, interrumpió su informe y le cedió la palabra, en un gesto de gran altura política. Llamó mi atención la dureza extrema con que el Presidente fue increpado con frases que pusieron a prueba su caballerosidad y sangre fría. Aquello constituía una incuestionable ofensa, aunque no fuese la intención de la parlamentaria. Sólo él fue capaz de responder con serenidad al insultante calificativo de “ladrón” que ella utilizó para juzgar la conducta del Presidente por las leyes y medidas adoptadas.

Después de cerciorarse sobre el término exacto empleado, respondió a la solicitud individual de un debate con una frase elegante y sosegada “Águila no caza moscas”, y sin añadir una palabra, prosiguió serenamente su exposición.

Fue una prueba insuperable de mente ágil y autocontrol. Otra mujer, de incuestionable estirpe humilde, con emotivas y profundas palabras expresó el asombro por lo que había visto e hizo estallar el aplauso de la inmensa mayoría allí presente, que por el estampido de los mismos, parecía proceder de todos los amigos y muchos de los adversarios del Presidente.

Más de nueve horas invirtió Chávez en su discurso de rendición de cuentas sin que disminuyera el interés suscitado por sus palabras y, tal vez debido al incidente, fue escuchado por incalculable número de personas. Para mí, que muchas veces abordé arduos problemas en extensos discursos haciendo siempre el máximo esfuerzo para que las ideas que deseaba trasmitir se comprendieran, no alcanzo a explicarme cómo aquel soldado de modesto origen era capaz de mantener con su mente ágil y su inigualable talento tal despliegue oratorio sin perder su voz ni disminuir su fuerza.

La política para mí es el combate amplio y resuelto de las ideas. La publicidad es tarea de los publicistas, que tal vez conocen las técnicas para hacer que los oyentes, espectadores y lectores hagan lo que se les dice. Si tal ciencia, arte o como le llamen, se empleara para el bien de los seres humanos, merecerían algún respeto; el mismo que merecen quienes enseñan a las personas el hábito de pensar.

En el escenario de Venezuela se libra hoy un gran combate. Los enemigos internos y externos de la revolución prefieren el caos, como afirma Chávez, antes que el desarrollo justo, ordenado y pacífico del país. Acostumbrado a analizar los hechos ocurridos durante más de medio siglo, y de observar cada vez con mayores elementos de juicio la azarosa historia de nuestro tiempo y el comportamiento humano, uno aprende casi a predecir el desarrollo futuro de los acontecimientos.

Promover una Revolución profunda no era tarea fácil en Venezuela, un país de gloriosa historia, pero inmensamente rico en recursos de vital necesidad para las potencias imperialistas que han trazado y aún trazan pautas en el mundo.

Líderes políticos al estilo de Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, carecían de cualidades personales mínimas para realizar esa tarea. El primero era además, excesivamente vanidoso e hipócrita. Oportunidades tuvo de sobra para conocer la realidad venezolana. En su juventud había sido miembro del Buró Político del Partido Comunista de Costa Rica. Conocía muy bien la historia de América Latina y el papel del imperialismo, los índices de pobreza y el saqueo despiadado de los recursos naturales del continente. No podía ignorar que en un país inmensamente rico como Venezuela, la mayoría del pueblo vivía en extrema pobreza. Los materiales fílmicos están en los archivos y constituyen pruebas irrebatibles de aquellas realidades.

Como tantas veces ha explicado Chávez, Venezuela durante más de medio siglo fue el mayor exportador de petróleo en el mundo; buques de guerra europeos y yankis a principios del siglo XX intervinieron para apoyar un gobierno ilegal y tiránico que entregó el país a los monopolios extranjeros. Es bien conocido que incalculables fondos salieron para engrosar el patrimonio de los monopolios y de la propia oligarquía venezolana.

A mí me basta recordar que cuando visité por primera vez a Venezuela, después del triunfo de la Revolución, para agradecer su simpatía y apoyo a nuestra lucha, el  petróleo valía apenas dos dólares el barril.

Cuando viajé después para asistir a la toma de posesión de Chávez, el día que juró sobre la “moribunda Constitución” que sostenía Calderas, el petróleo valía 7 dólares el barril, a pesar de los 40 años transcurridos desde la primera visita y casi 30 desde que el “benemérito” Richard Nixon había declarado que el canje metálico del dólar dejaba de existir y Estados Unidos comenzó a comprar el mundo con papeles. Durante un siglo la nación fue suministradora de combustible barato a la economía del imperio y exportadora neta de capital a los países desarrollados y ricos.

¿Por qué predominaron durante más de un siglo estas repugnantes realidades?

Los oficiales de las Fuerzas Armadas de América Latina tenían sus escuelas privilegiadas en Estados Unidos, donde los campeones olímpicos de las democracias los educaban en cursos especiales destinados a preservar el orden imperialista y burgués. Los golpes de Estado serían bienvenidos siempre que estuvieran destinados a “defender las democracias”, preservar y garantizar tan repugnante orden, en alianza con las oligarquías; si los electores sabían o no leer y escribir, si tenían o no viviendas, empleo, servicios médicos y educación, eso carecía de importancia siempre que el sagrado derecho a la propiedad fuese sostenido. Chávez explica esas realidades magistralmente. Nadie conoce como él lo que ocurría en nuestros países.

Lo que era todavía peor, el carácter sofisticado de las armas, la complejidad en la explotación y el uso del armamento moderno que requiere años de aprendizaje, y la formación de especialistas altamente calificados, el precio casi inaccesible de las mismas para las economías débiles del continente, creaba un mecanismo superior de subordinación y dependencia. El Gobierno de Estados Unidos a través de mecanismos que ni siquiera consultan a los gobiernos, traza pautas y determina políticas para los militares. Las técnicas más sofisticadas de torturas se trasmitían a los llamados cuerpos de seguridad para interrogar a los que se rebelaban contra el inmundo y repugnante sistema de hambre y explotación.

A pesar de eso, no pocos oficiales honestos, hastiados por tantas desvergüenzas, intentaron valientemente erradicar aquella bochornosa traición a la historia de nuestras luchas por la independencia.

En Argentina, Juan Domingo Perón, oficial del Ejército, fue capaz de diseñar una política independiente y de raíz obrera en su país. Un sangriento golpe militar lo derrocó, lo expulsó de su país, y lo mantuvo exiliado desde 1955 hasta 1973. Años más tarde, bajo la égida de los yankis, asaltaron de nuevo el poder, asesinaron, torturaron y desaparecieron a decenas de miles de argentinos, y no fueron siquiera capaces de defender el país en la guerra colonial contra Argentina que Inglaterra llevó a cabo con el apoyo cómplice de Estados Unidos y el esbirro Augusto Pinochet, con su cohorte de oficiales fascistas formados en la Escuela de las Américas.

En Santo Domingo, el Coronel Francisco Caamaño Deñó; en Perú, el General Velazco Alvarado; en Panamá, el General Omar Torrijos; y en otros países capitanes y oficiales que sacrificaron sus vidas anónimamente, fueron las antítesis de las conductas traidoras personificadas en Somoza, Trujillo, Stroessner y las sanguinarias tiranías de Uruguay, El Salvador y otros países de Centro y Sur América. Los militares revolucionarios no expresaban puntos de vista teóricamente elaborados en detalles, y nadie tenía derecho a exigírselos, porque no eran académicos educados en política, sino hombres con sentido del honor que amaban su país.

Sin embargo, hay que ver hasta donde son capaces de llegar por los senderos de la revolución hombres de tendencia honesta, que repudian la injusticia y el crimen.

Venezuela constituye un brillante ejemplo del rol teórico y práctico que los militares revolucionarios pueden desempeñar en la lucha por la independencia de nuestros pueblos, como ya lo hicieron hace dos siglos bajo la genial dirección de Simón Bolívar.

Chávez, un militar venezolano de humilde origen, irrumpe en la vida política de Venezuela inspirado en las ideas del libertador de América. Sobre Bolívar, fuente inagotable de inspiración, Martí escribió: “ganó batallas sublimes con soldados descalzos y medio desnudos […] jamás se peleó tanto, ni se peleó mejor, en el mundo por la libertad…”

“… de Bolívar -dijo- se puede hablar con una montaña por tribuna  […] o con un manojo de pueblos libres en el puño…”

“… lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy; porque Bolívar tiene que hacer en América todavía.”

Más de medio siglo después el insigne y laureado poeta Pablo Neruda escribió sobre Bolívar un poema que Chávez repite con frecuencia. En su estrofa final expresa:

“Yo conocí a Bolívar una mañana larga,

en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento,

Padre, le dije, eres o no eres o quién eres?

Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo:

‘Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo’.”

Pero el líder bolivariano no se limita a la elaboración teórica. Sus medidas concretas no se hacen esperar. Los países caribeños de habla inglesa, a los que modernos y lujosos buques cruceros yankis le disputaban el derecho a recibir turistas en sus hoteles, restaurantes y centros de recreación, no pocas veces de propiedad extranjera pero que al menos generaban empleo, agradecerán siempre a Venezuela el combustible suministrado por ese país con facilidades especiales de pago, cuando el barril alcanzó precios que a veces superaban los 100 dólares.

El pequeño Estado de Nicaragua, patria de Sandino, “General de Hombres Libres”, donde la Agencia Central de Inteligencia a través de Luis Posada Carriles, después de ser rescatado de una prisión venezolana, organizó el intercambio de armas por drogas que costó miles de vidas y mutilados a ese heroico pueblo, también ha recibido el apoyo solidario de Venezuela. Son ejemplos sin precedentes en la historia de este hemisferio.

El ruinoso Acuerdo de Libre Comercio que los yankis pretenden imponer a la América Latina, como hizo con México, convertiría los países latinoamericanos y caribeños no solo en la región del mundo donde peor está distribuida la riqueza, que ya lo es,  sino también en un gigantesco mercado donde hasta el maíz y otros alimentos que son fuentes históricas de proteína vegetal y animal serían desplazados por los cultivos subsidiados de Estados Unidos, como ya está ocurriendo en territorio mexicano.

Los automóviles de uso y otros bienes desplazan a los de la industria mexicana; tanto las ciudades como los campos pierden su capacidad de empleo, el comercio de drogas y armas crece, jóvenes casi adolescentes con apenas 14 ó 15 años, en número creciente, son convertidos en temibles delincuentes. Jamás se vio que ómnibus u otros vehículos repletos de personas, que incluso pagaron para ser transportados al otro lado de la frontera en busca de empleo, fuesen secuestrados y eliminados masivamente. Las cifras conocidas crecen de año en año. Más de 10 mil personas están perdiendo ya la vida cada año.

No es posible analizar la Revolución Bolivariana sin tomar en cuenta estas realidades.

Las fuerzas armadas, en tales circunstancias sociales, se ven forzadas a interminables y desgastadoras guerras.

Honduras no es un país industrializado, financiero o comercial, ni siquiera gran productor de drogas, sin embargo algunas de sus ciudades rompen el record de muertos por violencia a causa de las drogas. Allí se yergue en cambio el estandarte de una importante base de las fuerzas estratégicas del Comando Sur de Estados Unidos. Lo que allí ocurre y está ocurriendo ya en más de un país latinoamericano es el dantesco cuadro señalado, de los cuales algunos países, han comenzado a salir. Entre ellos, y en primer lugar Venezuela, pero no solo porque posee cuantiosos recursos naturales, sino porque los rescató de la avaricia insaciable de las transnacionales extranjeras y ha desatado considerables fuerzas políticas y sociales capaces de alcanzar grandes logros. La Venezuela de hoy es otra muy distinta a la que conocí hace solo 12 años, y ya entonces me impresionó profundamente, al ver que como ave Fénix resurgía de sus históricas cenizas.

Aludiendo a la misteriosa computadora de Raúl Reyes, en manos de Estados Unidos y la CIA, a partir del ataque organizado y suministrado por ellos en pleno territorio ecuatoriano, que asesinó al sustituto de Marulanda y a varios jóvenes latinoamericanos desarmados, han lanzado la versión de que Chávez apoyaba la “organización narco-terrorista de las FARC”. Los verdaderos terroristas y narcotraficantes en Colombia han sido los paramilitares que le suministraban a los traficantes norteamericanos las drogas, que se venden en el mayor mercado de estupefacientes del mundo: Estados Unidos.

Nunca hablé con Marulanda, pero sí con escritores e intelectuales honrados que llegaron a conocerlo bien. Analicé sus pensamientos e historia. Era sin dudas un hombre valiente y revolucionario, lo cual no vacilo en afirmar. Expliqué que no coincidía con él en su concepción táctica. A mi juicio, dos o tres mil hombres habrían sido más que suficientes para derrotar en el territorio de Colombia a un ejército regular convencional. Su error era concebir un ejército revolucionario armado con casi tantos soldados como el adversario. Eso era sumamente costoso y virtualmente imposible de manejar; se torna un imposible.

Hoy la tecnología ha cambiado muchos aspectos de la guerra; las formas de lucha también cambian. De hecho el enfrentamiento de las fuerzas convencionales, entre potencias que poseen el arma nuclear, se ha tornado imposible. No hay que poseer los conocimientos de Albert Einstein, Stephen Hawking y miles de otros científicos para comprenderlo. Es un peligro latente y el resultado se conoce o se debiera conocer. Los seres pensantes podrían tardar millones de años en volver a poblar el planeta.

A pesar de todo, sostengo el deber de luchar, que es algo de por sí innato en el hombre, buscar soluciones que le permitan una existencia más razonada y digna.

Desde que conocí a Chávez, ya en la presidencia de Venezuela, desde la etapa final del gobierno de Pastrana, siempre lo vi interesado por la paz en Colombia, y facilitó las reuniones entre el gobierno y los revolucionarios colombianos que tuvieron por sede a Cuba, entiéndase bien, para un acuerdo verdadero de paz y no una rendición.

No recuerdo haber escuchado nunca a Chávez promover en Colombia otra cosa que no fuera la paz, ni tampoco mencionar a Raúl Reyes. Siempre abordábamos otros temas. Él aprecia particularmente a los colombianos; millones de ellos viven en Venezuela y todos se benefician con las medidas sociales adoptadas por la Revolución, y el pueblo de Colombia lo aprecia casi tanto como el de Venezuela.

Deseo expresar mi solidaridad y estima al General Henry Rangel Silva, Jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, y recién designado Ministro para la Defensa de la República Bolivariana. Tuve el honor de conocerlo cuando en meses ya distantes visitó a Chávez en Cuba. Pude apreciar en él un hombre inteligente y sano, capaz y a la vez modesto. Escuché su discurso sereno, valiente y claro, que inspiraba confianza.

Dirigió la organización del desfile militar más perfecto que he visto de una fuerza militar latinoamericana, que esperamos sirva de aliento y ejemplo a otros ejércitos hermanos.

Los yankis nada tienen que ver con ese desfile y no serían capaces de hacerlo mejor.

Es sumamente injusto criticar a Chávez por los recursos invertidos en las excelentes armas que allí se exhibieron. Estoy seguro de que jamás se utilizarán para agredir a un país hermano. Las armas, los recursos y los conocimientos deberán marchar por los senderos de la unidad para formar en América, como soñó El Libertador, “…la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria”.

Todo nos une más que a Europa o a los propios Estados Unidos, excepto la falta de independencia que nos han impuesto durante 200 años.

Fidel Castro Ruz
Enero 25 de 2012
8 y 32 p.m.