Archivo de la etiqueta: nominación de candidatos

Una familia santaclareña en la nominación de candidatos al Poder Popular

Momento en que Alfredo Martirena, al centro, y su hija Amanda, a su derecha, votaban por el candidato finalmente nominado por mayoría de 53 votos contra 21. Minutos antes, Niury, al lado izquierdo suyo, y su mamá Teté, delante en el extremo izquierdo, habían levantado la mano por la mujer. No faltó ni Alfredito, el benjamín, quien no quiso perderse tampoco la asamblea. (Fotos: Manuel de Feria)

La familia constituye un eslabón esencial en la sociedad, su célula base, y de su fortaleza y unidad depende en buena medida el comportamiento de cada uno de sus integrantes. Por eso, la presencia de toda la familia en el proceso de nominación de candidatos a delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular resulta clave.

Un excelente ejemplo de una familia villaclareña en este decisivo momento electoral -en el que los vecinos proponen a quienes mejor pueda representarlos en las diferentes instancias de gobierno-, lo constituye la conformada por Alfredo Martirena, su hija Amanda, su esposa Niury,  y su mamá, María Teresa Hernández, Teté, como la llaman cariñosamente en el barrio.

Los cuatro santaclareños estaban presentes en el momento de elegir al candidato de su área de nominación,  perteneciente a la circunscripción 7 del Consejo Popular Centro, y los cuatro ejercieron de manera libre y soberana su derecho a votar por el de su preferencia; que, en su caso particular, fueron un hombre y una mujer.

Martirena, humorista de Melaito y caricaturista de reconocido prestigio nacional e internacional, levantó la mano por el hombre, e igual hizo su hija Amanda, joven recién graduada de la carrera de Biología en la UCLV Marta Abreu. Mientras su esposa Niury, diseñadora del periódico Vanguardia, y su mamá, la doctora en ciencias María Teresa Hernández, Teté, daban su consentimiento electoral por la mujer.

Familia muy unida en todo, indagamos acerca de sus respectivas elecciones. Para Alfredo Martirena votar a mano alzada y ante todos los vecinos, por la persona que a su entender reunía los mayores méritos constituye una prueba irrebatible de la democracia en nuestras elecciones: “Levanté mi mano y di mi voto por el hombre porque entiendo que reúne las mejores condiciones para continuar representándonos. Ha sido delegado por dos mandatos consecutivos y ha trabajado bien. Estuvo de acuerdo en volver a ser propuesto y, con su consentimiento y buen desempeño anterior, creo que resulta la persona idónea”.

Amanda, su hija de 22 años, y con experiencia de varias asambleas anteriores de nominación, tampoco dudó en levantar su mano por el actual delegado: “Lo ha hecho bien y tiene prestigio en la comunidad. Es una persona dispuesta y entregada a la solución de los problemas del barrio. Si sale reelecto, volverá a hacerlo bien.”

En tanto, Niury y Teté no vacilaron en dar su voto a la mujer propuesta por el elector Juan Padrón Rivero. La esposa de Martirena, consideró que la joven tenía todas las cualidades para hacer un buen trabajo como delegada si finalmente quedaba electa: “Goza de un gran reconocimiento entre los vecinos y no dudo de su capacidad para representarnos bien.”

Teté, dio una respuesta propia de la villaclareña de nuestros tiempos: “Voté por ella porque se lo merece y porque así le estaba dando una posibilidad a una mujer para ocupar tan importante responsabilidad comunitaria. Nuestros actual delegado es muy bueno, pero ella pudiera hacerlo igual o mejor. De eso no tengo la menor duda.”

Una joven nomina y otro resultó propuesto

En la propia asamblea en que participó en pleno la familia Martirena Hernández, también lo hizo la jovencita Lyselle Ruiz de León, de 18 años, quien cargaba en brazos a su inquieta hermanita de apenas 3, con sus mismos ojos azules y una mirada pícara y traviesa.

Lyselle, quien inició este lunes 3 de septiembre su vida como estudiante universitaria, cuenta solo con la experiencia de su segunda asamblea de nominación. Mas, consciente de su deber cívico y de sus derechos electorales, la joven votó por el hombre, en coincidencia de elección con su amiga Amanda y el padre de esta: “Lo hice a sabiendas que resulta una buena elección y que no nos defraudará.”

Mientras, en la primera asamblea desarrollada en el municipio de Ranchuelo, que tuvo lugar en la circunscripción 27 del Consejo Popular Esperanza, fue propuesto  un joven de 28 años. Sus buenas cualidades fueron resaltadas por los vecinos y él, haciendo caso omiso a sus múltiples responsabilidades, mostró su disposición para echar pa lante con su gente, si finalmente era nominado.

No fue así, y por mayoría la asamblea nominó a un hombre de vasta experiencia en estos menesteres de Gobierno. No obstante, el acto de pensar en su persona confirma la calidad humana y potencialidades de nuestros jóvenes.

La noche tanto en Santa Clara como en La Esperanza resultó propicia, y las asambleas demostrativas en ambos lugares dieron cauce a hechos como los que aquí contamos. La familia de Martirena salió unida y votó por los candidatos de su preferencia.  En La Esperanza, el joven Yandrey dio prueba de civismo y compromiso, y Lyselle, con su linda hermanita en brazos, desde la reunión celebrada en el santaclareño Callejón de La Palma probaba que su voto valía y que su criterio electivo resultaba firme y consciente.