Archivo de la etiqueta: Vanguardia

Crónica sobre el Che: “El hombre que retrató a Dios”

Esta bella crónica la escribió el colega y amigo José Antonio Fulgueiras durante su estancia en Bolivia. Vale para rememorar al Comandante de América en el día del aniversario 45 de su desaparición física.

Bolivia.— Los vallegrandinos lo llaman el fotógrafo que retrató a Cristo, pero René Cadima asegura que “no más era un comandante de carne y hueso que murió con los ojos abiertos para
seguir mirando y haciendo por los pobres del mundo.”

El Che Guevara ya sin vida, captado por el fotógrafo CadimaPostrado sobre una cama, con la mitad del hombre que antes fue, Cadima muestra el negativo original de la foto que le tiró al comandante Ernesto
Guevara, ya sin vida y con el torso desnudo, en la lavandería del
hospital Señor de Malta, en Valle Grande, el 9 y el 10 de octubre de
1967.

“Hace más de un año y medio me amputaron las dos piernas y entonces uno se vuelve más cortico, pero más hombre”, dice René, quien espera todas las tardes con un gorro de lana y una sonrisa de agradecimiento a
la doctora cubana Danny Teresa Urra, que viene a examinarlo y a curarlo.

René Cadima, el fotógrafo del Che, y la enfermera cubana Danny Teresa UrraYa atravesó la envidiable meta de los 90 años de edad y aún conserva la mente clara, sobre todo cuando evoca aquella tarde agónica en la que
atrapó en el lente de su Yashica 120 la imagen del decoro asesinado.

“Como a las cinco de la tarde lo trajeron amarrado a una pata del helicóptero. Ya en el aeropuerto lo supimos muerto. Yo destapé mi cámara, pero el Servicio de Inteligencia ordenó: “Nadie le saque foto,
porque le vamos a quitar el rollo o la cámara, así es que quieto.”

Pero Cadima era mucho fotógrafo y siguió al cadáver heroico hasta el hospital Señor de Malta en Vallegrande.

“Salí a la carrera, y frente al hospital vi más de 300 personas vallegrandinas que querían conocer quién era el Che. Una monja vino, se arrodilló con las manos juntas, y ha dijo: “Ay, Dios mío, que me
perdone”, y se persignó.

Luego me dijo: “Mire, don René, parece un Cristo.” “No le veo ningún parecido”, le respondí, pero ella siguió persignándose y susurrando: “Es Cristo, es Cristo.”

Un soldado me pidió: “Sáquele ahí una foto”, yo lo miré no más y unas mujeres me dijeron: “Sáquele, aproveche.” Y apreté el gatillo. Llegaron unos oficiales y se enojaron. “¿Quién fue el que sacó esa
foto?. “¡Yo!”, les dije, y antes de que me dijeran traiga su cámara, la
abrí y les dije: “Señor, disculpe, pero el rollo se veló.”

Negativo de la foto del Che tomada por René CadimaTras esa artimaña Cadima siguió su trabajo:

“Se lo llevaron a la lavandería y allá lo echaron. Los oficiales dijeron:

“¿Dónde está ese señor?, ahora que le saque la foto”. La gente seguía llegando para conocerlo. Yo tenía en ese instante dos cámaras, una con rollo de color. Vinieron unos militares y a ellos les saqué una
foto en colores, al lado del comandante guerrillero.”

Cadima se sienta en la cama cubierto de la cintura para abajo con una frazada que lo protege del frío vallegrandino que entró sin permiso por detrás de nosotros al abrir la puerta de su cuarto.

“Cuando llegué al hospital había estado con los ojos cerrados y cuando le saqué la foto de cerquita estaba con sus ojos abiertos. Yo pregunté: “¿Qué pasó?” “¿Está vivo?” Esa es la mejor foto que se le ha
sacado al Che, han dicho que ha dado la vuelta al mundo.

“Alguien a mi lado me dijo que el cadáver abrió los ojos al introducirle formol debajo de los parpados para conservarlo. Pero la monja volvió a acercárseme y me dijo al oído: “¿No ve, señor René, que
es Jesucristo y nos está mirando?”

La noche cayó sobre el silencio cómplice y la lavandería no fue más que un sitio oscuro luego de que al firmamento americano le hubieran apagado su mejor estrella.

“Yo me fui, pero al otro día madrugué y lo hice sacar afuerita con unos soldados que habían estado toda la noche custodiándolo. Esa es la foto donde aparece el Che sobre una camilla. Esas tres fotos no más le
he sacado yo.”

Che en la camilla

Danny, la enfermera cubana, comienza a curarlo de unas escaras en los muñones. “Es diabético y una pierna se le partió, se le enfermó y hubo que amputársela, y después la otra”, resume la especialista en
traumatología y ortopedia.

Él, por su parte, se revela como un otrora zapatero de Cochabamba que se instaló en Vallegrande y se hizo fotógrafo. El negativo en colores se lo prestó a un fotógrafo norteamericano y nunca se lo
devolvió. La cámara la vendió a un colega, “que al poco tiempo la hizo
tiras”. Expresa todo esto mientras pone a contra luz el acetato donde
el Che expone el poderoso pecho de fusil y palabra, al decir de Nicolás
Guillén, el poeta.

Su hija Blanca se acerca a la cama y confiesa:

“Aquel día me escapé del colegio con una compañera. Había mucha gente parada en la puerta del hospital y nosotros estabámos delante, agarradas de la reja. Entonces cuando abrieron el portón caímos de
espalda y la multitud nos pasó por encima. Nos pisaban por las piernas,
por la cara, por todos lados nos pisaban; pero gracias a Dios dos
señores lograron detener a la multitud porque íbamos a morir si toda
esa gente pasaba sobre nosotras.

“Dimos la vuelta y un militar me hizo entrar. El Che era un hombre muy bello, hasta muerto se veía tan bonito. Bien simpático era él. No lo creerá, pero esa noche soñé que yo estaba ayudándolo a escapar.”

Los años también han atacado a Cadima por los oídos, pero no por la convicción de sus palabras:

“Yo califico al Che como un hombre inteligente y valiente que hasta la muerte ha llegado por sus ideales, un hombre correcto. Puede seguir viviendo para la historia. Se pierde físicamente, pero su recuerdo está
latiente y sigue perdurando por la eternidad de los siglos.

“En un principio aquí venían muchos extranjeros y conversaban conmigo, y de paso me estaban regalando unos cien pesitos o algo así.” “Ah, muchas gracias señor”, les decía. “Ahora ya no vienen y no tengo
ese carcheo.”

“Pero los médicos cubanos desde que están aquí en Vallegrande no han dejado de venir a verme. Yo le doy gracias a don Fidel que nos los ha manda’o para que nos puedan curar sin cobrar a los que necesitamos.

Cuando vienen le estoy dando gracias a ese señor Castro que se acordó de mandarnos estos médicos a Bolivia.”

René Cadima no puede acompañarnos hasta la puerta para despedirnos. Se endereza en su cama y semeja a un busto sobre el colchón. Entonces dice esto que tal vez lo guardó para la despedida:

“No sé si fue la monja la que lo regó por el pueblo, pero cuando yo caminaba por las calles de Vallegrande oía que mucha gente decía a mis espaldas: “Mira, ahí va el hombre que retrató a Dios.”

(Fuente: Periódico Vanguardia)

Linares deja su huella en Vanguardia

Adalberto Linares, destacado caricaturista y humorista gráfico de Melaito, inauguró este lunes 30 de julio un mural suyo por el aniversario 50 de la fundación del periódico Vanguardia. Ubicado en la recepción del semanario villaclareño, la obra recoge la imagen de Fidel Che y Martí y una frase martiana acerca del buen periodismo.

El 9 de agosto Vanguardia, de Villa Clara, cumplirá 50 años de constituido y como parte de las actividades por el aniversario este lunes fue develado en la entrada del periódico un mural con las figuras de Fidel, Che y Martí y una frase alegórica al buen periodismo, obra del pintor y caricaturista de Melaito, Adalberto Linares.

Linares, como se le conoce en el mundo artístico, tiene una reconocidísima trayectoria como humorista y caricaturista y posee múltiples premios a nivel nacional e internacional, con destaque para el humor erótico, uno de sus fuertes.

Más también el Lino, hombre de fina sensibilidad y dotes artísticas, tiene un dominio poco común del retrato, técnica a la que le imprime una naturalidad sorprendente y casi al calco del original.

Ahora en el cumpleaños 50 de Vanguardia, en donde Linares ha trabajado por más de 30 años, nuestro compañero nos regala otra de sus buenas creaciones y deja para la posteridad un hecho artístico que sobrepasa el propio onomástico del periódico.

Momento en que el autor (derecha) y el también humorista y caricaturista Rolando González, Roland, develan la obra.

La obra -inspirada en tres paradigmas del buen periodismo revolucionario- asume la frase martiana que quizás mejor resuma este oficio. Aquella que nos exige la proposición, el estudio, examen y consejo como herramientas clave para el intercambio con los lectores y nos aleja de la falsa complacencia, la aprobación bondadosa o la ira insultante que en nada ayudan a modificar la realidad circundante.

Durante el acto de inauguración del mural –ubicado en la propia recepción de Vanguardia, la periodista Daniela Hernández ponderó las cualidades artísticas del autor y la laboriosidad que puso en el empeño.

También resaltó la importancia de poder contar con una obra de arte que quedará para la posteridad y obligará a todos los periodistas a ser consecuentes con lo allí expresado por Martí.

La joven periodista Daniela Hernández tuvo a su cargo las palabras oficiales de inauguración.

Presentes en la apertura estuvieron los trabajadores del periódico; Yamilé Treto, funcionaria del departamento ideológico del Comité Provincial del Partido, y el consejo de dirección de Vanguardia, encabezado por su director, Arturo Chang.

Recibió Vanguardia, Llave de la Ciudad de Santa Clara

Este domingo 15 de julio, aniversario 323 de la fundación de Santa Clara, el periódico Vanguardia recibió la distinción cultural Llave de la Ciudad que otorga el gobierno a personalidades y entidades destacadas en el territorio.

En asamblea solemne realizada en el teatro La Caridad, obra insigne donada a nuestra ciudad por su Benefactora Marta Abreu de Estévez, el presidente del gobierno municipal Gustavo Benítez Fumero entregó a Arturo Chang León, director de Vanguardia, la Llave de la Ciudad en reconocimiento al medio siglo de la fundación de dicho órgano de prensa.

Fundado el 9 de agosto de 1962, Vanguardia lleva 50 años de divulgación de la realidad del centro de Cuba; primero, para toda la provincia de Las Villas y desde la última división político-administrativa, en 1976, para Villa Clara.

En la resolución leída por Marisol Alfonso Montesinos, secretaria del Poder Popular en Santa Clara, quedó resaltado el mérito de la publicación y su contribución a mantener informado al pueblo santaclareño de la realidad circundante.

Hijos de Vanguardia, son también Melaito, el suplemento humorístico más dulce de Cuba, fundado el 20 de diciembre de 1969, previo a la zafra de los Diez Millones, de ahí el nombre que asumió desde un inicio; El Santaclareño, mensuario de 16 años de constituido, destinado a reflejar la realidad de la capital provincial, y Manantiales, la publicación para el llamado Plan Turquino-Bamburanao.

Símbolo cultural Llave de la Ciudad entregado al colectivo de Vanguardia.

Junto a la reconocida publicación villclareña recibió la Llave de la Ciudad el general de brigada (r) Armando Choy, quien tuvo una activa participación en las luchas estudiantiles y revolucionarias en Santa Clara durante la dictadura de Fulgencio Batista, en la década de los 50 del pasado siglo.

También como parte de los festejos por el cumpleaños de la Gloriosa Santa Clara, fundada por un grupo de familias remedianas el 15 de julio de 1689, fue sembrado en la loma del Capiro el tamarindo 323.

Siembra del tamarindo 323 en la loma del Capiro.

En esta ocasión correspondió su siembra al director de Vanguardia, Arturo Chang León, y a Jorgelina Pestana Mederos, presidenta del Poder Popular en Villa Clara.

Coincidente con el Día de los Niños, la fiesta de la Ciudad de Marta y del Che por su aniversario 323 contempló un grupo de actividades para los más pequeños de casa y una venta de libros en el parque Vidal; entre otras opciones culturales y recreativas.

Para los infantes de Santa Clara actuaron, junto a otros artistas, Javier y Raquel y su Magic Show, un proyecto que acumulará este jueves su actividad comunitaria número cien, la que será realizada para los niños y niñas ingresados en el hospital infantil José Luis Miranda de esta ciudad.

Homenaje del pueblo de Santa Clara a su Benefactora por el aniversario 323.
Parte del colectivo de Vanguardia presente en la sesión solemne del teatro La Caridad.
Fiesta de los libros en el parque Vidal como parte del Día de los Niños.
Santa Clara vistió hermosas galas en el aniversario 323 de su fundación.

A-tendiendo personalidades en Vanguardia

Momento de la inauguración de la exposición. (Fotos: Narciso Fernández Ramírez)

Coincidiendo con el aniversario 120 de la fundación del periódico Patria, Día de la Prensa Cubana, se inauguró en los pasillos de Vanguardia la exposición A-tendiendo personalidades del colega Pedro Méndez Suárez, director de la publicación humorística Melaito.

Consistente en 46 caricaturas de personalidades relacionadas con el periodismo, y periodistas en su buena mayoría, la exposición del afamado caricaturista recrea los rasgos esenciales que distinguen y tipifican a un grupo de destacados intelectuales villaclareños; entre los que aparecen escritores como Lorenzo Lunar Cardedo y afamados periodistas como el Premio Nacional de Periodismo Aldo Isidrón del Valle y colegas de Vanguardia a lo largo de los años.

Dentro de los atrapados por los rasgos incisivos del amigo Pedro El periodista deportivo Osvaldo Rojas, visto por Pedro Méndez y su hijo JanlerMéndez, y su hijo Jánler, están, entre otros, José Antonio Fulgueiras, presidente de la Unión de Periodistas en Villa Clara; Osvaldo Rojas Garay, el hombre estadística del béisbol; Abel Falcón Curí, el incombustible periodista de la CMHW; Minoska Cadalso Navarro, la voz del noticiario Patria; y Roland, el inefable caricaturista de Melaito, quien dijo las palabras de elogio durante la apertura de la exposición.

Dedicada a homenajear el periodismo martiano de ayer y de hoy, A-tendiendo personalidades llega ya a 210 caricaturas de personajes de diversa índole, convertida en un suceso cultural de la provincia más central de Cuba.

En la inauguración estuvieron presentes, además de Roland y Fulgueiras, el director de Vanguardia Félix Arturo Chang; Aldo Isidrón del Valle, Premio Nacional de Periodismo José Martí, y un grupo de trabajadores de la editora.

Participó también en el acontecimiento cultural, Ángel Rodríguez, quien fungiera como director de Vanguardia durante algunos años.

Colectivo de Melaito, con Pedro Méndez al frente.

Mañana Melaito, en pleno, con Pedro Méndez, al frente marchará hacia La Habana para inaugurar una exposición de los cuatro integrantes del colectivo humorístico más dulce de la Isla, que ya cumplió 43 años de constituido.

 

Fulgueiras: “Lo que quiero es que la gente me lea”

Por Celia Medina LLanusa.— Desde el humor, José Antonio Fulgueiras atrae a la audiencia: una frase graciosa o una imagen ocurrente despiertan con facilidad la risa entre los que atienden la conversación ágil e imprevisible de este periodista villaclareño que propone descubrir el universo complejo y fascinante de los árbitros cubanos de béisbol a través del título Los hombres de negro.

El arbitraje cubano de pelota visto por Fulgueiras.

Las formas escogidas por el autor para este libro –el testimonio, la entrevista, la anécdota simpática, controvertida, inverosímil a veces– van muy a tono con la manera desenfadada con que Fulgueiras habla sobre este proyecto, reconocido en el 2009 con el Premio Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau . Y es que luego de varios altercados con algunos ampayas, con el paso del tiempo, este reportero, que considera la crónica como su mejor lanzamiento y habla en claves de béisbol, resolvió mostrar al público cubano –tan apasionado en sus juicios, sobre todo si de defender a su equipo se trata– el tremendo fardo de injusticias y soledades que lleva consigo la labor arbitral. El diálogo comienza entonces cargado de interrogantes en torno al nuevo volumen, que propicia los más variados comentarios desde su presentación en Villa Clara y que adopta interesantes matices por estos días, con la celebración de la 51 Serie Nacional. Sigue leyendo Fulgueiras: “Lo que quiero es que la gente me lea”